Homosexualidad y travestismo se nace o se hace?

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
1532 visitas

Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

Hola amigos, gracias por leer mi historia, El propósito no es disculparme por mis acciones o mis gustos, simplemente poner a su consideración el por qué algunos hombres nos inclinamos al "Travestismo o homosexualidad" en mi caso creo que soy las 2 cosas. Ojalá no les aburra mi historia y acepto sus comentarios.

Mi pregunta: ¿Nacemos o nos hacemos?

A que edad, sinceramente no lo recuerdo, solo sé que siendo aún muy niño sentía una gran atracción por las cosas de usaban las mujeres, en este caso mi Madre, quien era la única mujer cerca de mí, y después mi hermana.  Lo que recuerdo es que la observaba maquillarse, su lápiz labial era tan llamativo para mí al igual que el esmero con que lo hacía mirándose frente al espejo, el maquillaje, llego a ser para mí una obsesión, que despertaba el deseo de imitarla.

Y sucedió, como dije, no recuerdo a que edad, pero esto fue antes de los 5 años, Un día tome su lápiz labial y pintarrajee mi boca Cuando mi madre me vio, recuerdo que se sonrió y simplemente me dijo que no debían hacer eso los niños. De una manera supe que si lo hacia otra vez debía ser a escondidas de los demás. Y lo seguí haciendo a escondidas, por cuanto tiempo, pues lo hice y lo he seguido haciendo a partir de ese momento y hasta la fecha a escondidas cada vez que puedo, El ritual del maquillaje me subyuga me fascina y me enajena. Aunque no soy ni seré una experta, he logrado avanzar en este arte, y ha habido veces que quedo perfecta toda una mujer. (es difícil, pero se requiere mucha práctica)

Sin embargo, el maquillaje fue solo el comienzo, después y de igual manera, a escondidas, fueron los zapatos de tacón, y la ropa interior de mi hermana, sus pantis y luego sus medias, me volvían loca mirándome en un espejo, admiraba mis piernas mi esbeltez modelaba y practicaba el caminar de las chicas del vecindario, de la televisión y el cine, pero no por admirarlas sino para copiar sus ademanes sus gustos y aun sus poses sexys, de cierta manera yo quería ser como ellas, y volver locos a los hombres,

Hombres, pero yo era un hombre, si todo un hombrecito en público, pero toda una nena en lo privado. De noche mientras podía y tenía oportunidad dormía con pantis y más tarde con un sostén, pensando que era toda una chica que tenía aventuras con chicos guapos.  Así eran mis noches, pero volvía a la realidad con cada amanecer para ir a la escuela y aparentar hombría en algunas ocasiones rudeza.  Debo aclarar que mis dos facetas las disfrutaba igual, el ser un chico de día y una chica de noche era igual de aceptable para mí, de hecho, me olvidaba de mis deseos femeninos durante el día y al caer la noche el placer de ser femenina

Comenzaba en el baño al momento de la ducha, y después un deleite en mi transformismo, que a cierta edad terminaba en tremendos orgasmos.

Aventuras, si las hubo, Un amiguito del vecindario, desde muy Niños nos escondíamos para ver nuestros miembros y jugar a que tendíamos sexo, Por el tamaño de los miembros y la falta de experiencia aquello nunca fue posible, Pero un día nació un impulso en mí, que me lanzo a chupar el pequeño pene de mi amiguito, Aun recuerdo sus ojos que casi se le salieron de la sorpresa, creo que más bien fue susto al verme mamando su pene. Y aquello paso, sin comentarios solo que al vernos había una sonrisa maliciosa de ambos.

En otra ocasión. Mi primo que también le gustaba jugar conmigo, siendo mayor que yo solo 3 años, ocasionalmente los visitábamos y nos bañábamos juntos y de igual manera jugábamos al sexo, pero fuimos creciendo, siendo yo de 8 y el casi de 12 años, el jabón y la calentura conllevo a una penetración total. Fue muy doloroso me hizo gritar de dolor e implorarle que me la sacara, más el, creo que llevado por el placer y la excitación de su primera penetración me sujeto con fuerza contra su miembro sin dejarme escapar, casi de inmediato sentí su liquido caliente dentro de mis entrañar aun dolidas de nada sirvieron mis suplicas y lágrimas de dolor. Había despertado en el macho penetrando su hembra (para el) El recuerdo del dolor me hizo alejarme de él. Pero lo deseaba, A pesar de su acoso nunca más volvió a suceder.  (por algún tiempo)

Pasaron algunos años, y recuerdo que mi costumbre de travestirse y la calentura que eso me producía, conseguí un dildo perfecto, el mango de un cepillo para pelo, que por su forma y suavidad encajaba perfectamente en mis... gustos, terminando con un tremendo orgasmo. Tenía 12 años, mi cuerpo había cambiado. Me veía como toda una señorita cuando modelaba mi ropa interior y los vestidos de mi hermana. Un día me atreví a salir a escondida de mi casa por la noche para dar un paseo, Y con toda la excitación e inseguridad, pude vencer mis temores y caminar por el parque del vecindario De pronto un chico valiente me abordo.

temerosa de que alguien me fuera a reconocer, me hice un poco del rogar, luego me deje me acompañara y dejar que me tomara de la mano, caminamos solo unos 15 minutos, al despedirnos, el, armado de valor me dio un beso.  Wuauu Mi primer beso de un chico. Aquello fue un sueño hecho realidad. Por lo difícil que era nunca lo volví a ver como yo hubiera querido, hasta que...


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.