Lobos

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
186 visitas

Recomendación:
Deviajeros.es - La página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

-Abuelito, abuelito ¡qué orejas tan grandes tienes!

Son para escuchar mejor.

-Papi, papi ¡qué manos tan grandes tienes!

Son para acariciarte mejor.

-Primo, primo ¡qué boca tan grande tienes!

Es para amenazarte mejor.

-Tío, tío ¡qué dientes tan grandes tienes!

Son para morderte mejor.

-Hermano, hermano ¡que ojos tan grandes tienes!

Son para acosarte mejor.

-Indiferencia, ¡qué brazos tan largos tienes!

Son para destruirte mejor...

 

Los lobos pueden estar sentados en tu jardín,  o muy cerca de casa. El más feroz es la indiferencia, o su otra especie: el consentimiento.

Si sabes de alguno que guste de devorar niños, denuncia. Es necesario que las caperuz@s jueguen felices y a salvo en el bosque.

 

Nota: estos tiempos de reclusión probablemente sirven para que muchos abusadores permanezcan en casa, acrecentando así las posibilidades de daño para muchos pequeños y su terror ante lo indefensos que pueden estar.

Por favor, si puedes, comparte el texto en cualquier medio, generemos consciencia, permanezcamos atentos y luchemos desde nuestra trinchera por los niños. No es necesario colocar al autor, eso lo menos importante.

GRACIAS MIL POR LEER. 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.