EL ESPERMATOZOO parte 2

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
192 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
ManualidadesEn.casa - Haz manualidades en casa. Cientos de proyectos para desarrollar tu creatividad, con diversos tipos de materiasles y niveles de dificultad.

Pero aun así,aunque se nos bombardea desde todas partes,se nos fulmina,se nos extermina a manadas durante largos periodos de tiempo, 2 de nosotros,o sea uno de cada 50.700 millones logra fecundar un óvulo y convertirse de este modo en un proyecto elemental de ser humano. Yo fui uno de esos dos premiados ,mientras que 50.699.999.999 colegas ,la palmaron en el intento.

 

También es necesario conocer que la hembra humana genera en toda su etapa fértil unos 400 óvulos que irá soltando a razón de 1 en cada menstruación ,entre aproximadamente los 12 y los 45 años.

De estos 400 ,solo 2 serán fecundados siguiendo mi razonamiento aplicado al varón,pero en este caso la posibilidad de que un óvulo se transforme en un embrión humano,se reduce a 1 de cada 200.

Se imagina Vd. por un momento la cantidad de hijos distintos que podría llegar a tener un ser humano,si se dejase todo al azar. Pues la friolera de multiplicar 101.400 millones por 400,lo cual nos da la espectacular cifra de mas de 40 billones de posibilidades distintas,exactamente 40.560.000 millones de descendientes,cada uno con sus características genéticas propias.

 

 

Por eso ,para que salga tu número en esa lotería,tienes que tener una suerte espectacular,nada comparable con cualquier sorteo terrestre de euromillones,ni cosas por el estilo;es mas ,con muchos

cientos de millones menos de probabilidades de que te toque el premio gordo de la lotería .

O sea que comprar un boleto para esta rifa no se le ocurriría ni al que asó la manteca,pero aun así, aunque la posibilidad sea tan remota , 1 de cada 50.700 millones de espermatozoos logramos fecundar un óvulo y comenzar un nuevo ciclo de gestación embrionaria.

 

Para ello tenemos que vivir en el momento histórico en el que se levantan todas las barreras,que coincida conque el óvulo haya sido desprendido y sea fértil,que se produzca la descarga del varón

que nos fabricó, dentro del conducto habilitado de la hembra y que no hayan transcurrido mas de 48 horas que el óvulo se encuentre en camino a las “trompas de falopio” (curioso nombre),esperando a ser fecundado,puesto que transcurrido ese tiempo ,como máximo,,el óvulo muere.

 

Ahora bien,como ya he dicho mas arriba,cada descarga tiene un promedio de 300 millones de espermatozoos,por lo cual el último y sencillo obstáculo es ser el primero y único que llega hasta el óvulo y lo fecunda. No hay premios de consolación; el segundo en llegar se lleva un portazo en las narices. Pero para ser el primero hace falta correr como un gamo ,así que pertenecer al grupo “A”,o sea de los mas veloces ,es importantísimo. Tanto es así que mis colegas del grupo “D” no se mueven,por lo que sus posibilidades de fertilizar un óvulo son nulas.

 

Ser el único entre los “escasos” 300 millones afortunados también tiene su mérito ,porque desde

que te colocas en la rampa de lanzamiento hasta conseguir el éxito,debes someterte a una carrera que deja a las famosas de cuádrigas de la antigúedad Romana,en una de caracoles paralíticos. Una vez se produce la descarga,te quedas a merced de los elementos y solo cuentas con tus propias energías,dispuesto a derrotar a 299.999 compañeros que desean exactamente lo mismo que tu .El organismo invadido no da facilidades,sino al contrario ,además del PH ácido,que actua como la kriptonita contra Superman,pone en pié de guerra a su ejército de glóbulos blancos,que nos devoran a dentelladas,de modo que al acercarnos a las proximidades de las “trompas de falopio”,quedamos apenas unos pocos miles con vida,pero moribundos. Una vez allí ,la selección se acentúa y solo unas decenas sobrevivimos,y de ese puñado solo puede ganar uno la carrera y el campeonato.

Para ello te pones a dar codazos y empujones ,zancadillas y rodillazos,mordiscos y patadas en la espinilla, de todo el que se encuentre a tu alrededor sin ningún miramiento,y además mientras te abres paso entre esa inmensa muchedumbre debes mover tu cola mas rápido que ninguno,hasta alcanzar el liderato corriendo como un poseso y divisar en lontananza el óvulo de tus sueños y en un último y postrer esfuerzo llegar hasta él,derrengado y exhausto,para fundirte en un abrazo salvador,

a la vez que se cierran todas las compuertas,con el único desconsuelo de que pierdes tu amada cola. Esta agotadora carrera de obstáculos tiene una longitud media de 18 cms hasta el útero,por lo que el mas rápido de todos la habrá recorrido en una hora y media,casi el tiempo de una maratón.

 

Si lo consigues,como en mi caso,serás recordado por las futuras generaciones de espermatozoos como un personaje mítico,digno de todas las loas y poemas épicos que se declamen ensalzándote.

Sin embargo,yo no podré disfrutar de todo ello,por cuanto mi vida habrá dejado de ser unicelular y

perteneceré a otro mundo,sin comunicación posible con el anterior.

 

A partir de fecundar el óvulo y constituir el “zigoto” o embrión primario,mi vida dejará de ser individual y pasará a formar parte de un ser vivo mas complejo,cuya esperanza de convertirse en ser humano tendrá bastantes mas probabilidades de éxito. No obstante nuevos peligros pueden evitarlo,

como son el aborto natural o inducido,las malformaciones del feto y cualquier otro problema que surja durante el embarazo.

 

 

Luego aun quedará un camino por recorrer para llegar hasta la edad adulta de un ser humano,con tachuelas colocadas estratégicamente en el recorrido,como son fallecer durante o después del parto,hacerlo en la infancia o adolescencia,morir atropellado o en un accidente automovilístico o aéreo,perder la vida en guerras y conflictos armados,ser víctima de actos terroristas y un largo etcétera,que dejo a la imaginación del lector.

 

Pese a todo existen seres humanos adultos que gozan de buen estado de salud y yo he llegado a convertirme en uno de ellos,junto con mi mujer y mis 2 hijos. No negaré que hemos tenido algunos buenos momentos fugaces y pequeñas alegrías familiares. Sin embargo ,sin darnos apenas cuenta no nos nos durará mucho la existencia,por cuanto hacia los 80 años habremos alcanzado la media de

esperanza de vida occidental,éso los que lleguemos a esa edad,que seremos como la mitad y por el camino habremos padecido preocupaciones y calamidades, dolores y enfermedades,operaciones y achaques, finalmente senilidad y decrepitud,para finalmente volver a la nada de la que procedíamos

 

Pero a fin de cuentas y acabo mi autobiografía ,después de tantísimas dificultades para llegar a ser quien soy y acabar diciendo :ESTA VIDA ES UN ASCO.

 

 

Tío Eulogio

febrero 2013

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed