CARAMBOLAS parte 3

Por
Enviado el , clasificado en Intriga / suspense
141 visitas

Marcar como favorito
Recomendación:
Libros de narrativa y ficción - Consulta las novelas y libros de narrativa (novelas) más populares de Amazon

Alguien que Vd. ya conoce.

Pero,¿no me dijo que el asunto quedaba cerrado?

Ese asunto sí,pero ahora tengo otro entre manos.

Lucía casi se desmaya del susto,pero alcanza a contestar:

¿Y,cuando quiere que nos veamos?.

Dentro de media hora en el Café Francés,que está a 2 manzanas de su tienda.

De acuerdo,allí estaré.

 

Cuando cuelga,llama temblando a Javier y le pone al corriente .Este le dice que se tranquilice y acuda a la cita ,que él estará pendiente de los acontecimientos.

Al entrar Lucía en el Café,el detective se le acerca y le dice que tome asiento en una mesa próxima. Lucía obedece y le interroga con los ojos.

 

Vd. dirá para que me ha llamado.

Para hacerle una propuesta.

Ya me la hizo hace un par de días,pero veo que no sirvió de mucho.

Acaso su marido ha recibido las fotos,señora?

Eso lo ignoro,pero espero que las reciba de un momento a otro.

Descuide,que el trato que hice con Vd. lo voy a respetar.

Entonces,¿qué es lo que quiere ahora?

Esta vez se trata de otro asunto,señora.

¿De otro asunto? Yo no tengo más asuntos,que yo sepa.

Bueno,se trata del mismo asunto,pero enfocado desde un punto de vista distinto.

Dígame de que se trata,sin tantos prolegómenos.

Quizás yo le podría solucionar de una vez por todas el problema.

¿Como podría hacerlo?

Sacando a su marido de la circulación,señora.

Eso que me dice es terrible,yo no puedo acceder de ningún modo.

Tal vez le interese oír esto. Saca la grabadora del bolsillo y la pone en marcha.

Lucía oye con nitidez como su marido encarga su asesinato y el de Javier al detective. Su tez adquiere un tono de palidez extrema y la respiración le sale entrecortada,mientras el corazón le late agitadamente. El detective permanece en silencio unos minutos y finalmente habla:

¿Supongo que ahora ve las cosas con otra perspectiva?,señora.

Lo primero que veo es que Vd. me ha engañado con lo de las fotos.

Ahí no ha habido engaño alguno; le juro que su marido no ha visto las fotos.

Pues algo habrá tenido que ver para encargarle mi asesinato,digo yo.

En eso estoy de acuerdo con Vd. ,pero le aseguro que no han sido las fotos.

A mi me da igual que hayan sido las fotos u otra cosa,lo importante es que lo sabe todo.

Lo sabe todo menos lo que yo vengo a proponerle.

Vd. me propone liquidarlo,lo mismo que le ha propuesto a él de mí. Vd. juega con dos barajas.

Pero tengo que hacer descartes y quedarme solo con una al final.

Y,¿como puedo yo saber que mi baraja resultará la elegida?,si es Vd. un manipulador nato.

Porque la cifra que me va a pagar Vd. superará a la que me paga su marido.

¿De que cifra me está Vd. hablando?

De unos ridículos 100.000 euros.

¿Ridículos?

Comparado con lo que va Vd. a heredar de su marido y a su libertad ,eso es una limosna.

Pero yo no dispongo de esa cantidad,ni de lejos.

Tal vez podría pedirle un préstamo a su marido.

¿Para asesinarle? ,eso parece una broma macabra.

No me refiero a un préstamo directo sino indirecto.

Explíquese mejor,para que le entienda.

Consiga un cheque en blanco de su talonario y una muestra de su firma y yo me encargo de todo.

Eso podría conseguirlo,pero a él le llegará el extracto del Banco y se dará cuenta del fraude.

Para entonces estará criando malvas,señora.

Pero,¿que garantías tengo yo de que va a acabar con él,si pretende cobrar por adelantado.

No señora, por adelantado quiero el 50% y el resto a la finalización del trabajo.

¿Cuando quiere que le traiga el cheque?.

Mañana a esta misma hora nos encontraremos aquí,pero no se olvide de traer las dos cosas.

Descuide,pero también quiero tener la absoluta seguridad de no verme involucrada en los hechos,ni que la policía pueda tener la mas mínima sospecha de mí.

Se lo puedo garantizar,todo parecerá un accidente y no habrá sospechosos.

¿Me puede decir como lo conseguirá?

Mañana,una vez que me adelante el 50%,le explicaré los detalles.

Pues,hasta mañana.

 

Cuando Lucía regresa a su tienda ,llama a Javier que esta vez no ha seguido al detective,y le pone al corriente de lo sucedido en el Café. Javier le dice que hay que desconfiar de ese tipo,ya que se ve claramente que es un sinvergüenza sin escrúpulos. No obstante deciden seguirle el juego,apostando por el asesinato del marido. Para mayor tranquilidad Javier le dice que él estará pendiente todo el rato y no se separará de ellos,pero sin llamar la atención del detective.

 

Al día siguiente Lucía se encuentra con Miralles en el Café y le hace entrega del cheque y de una hoja que contiene la firma del marido. El detective saca un papel cebolla transparente y calca sobre él la firma estampada en la hoja. Acto seguido pone el papel cebolla encima del cheque y marca sobre el mismo la firma del marido. Finalmente con un bolígrafo sigue con precisión y rapidez la trazada de la firma en el propio cheque,de modo que resulta una perfecta falsificación.

Miralles le acompaña hasta el banco y le dice que es mucho mas prudente que sea él quien cobre el cheque, porque no le conocen de nada . Tras hacer cola durante un rato,Miralles le muestra al cajero el cheque al portador y el cajero lo mira con desconfianza,pero comprueba que la firma es auténtica y le dice que tendrá que esperar unos minutos,ya que no dispone de esa cantidad tan elevada y es necesario abrir la caja fuerte del Banco,que tiene un dispositivo de apertura retardada. Mientras tanto Lucía espera fuera,con los nervios a flor de piel,aunque sabe que si Miralles trata de huir con la totalidad del dinero, intervendrá Javier que se encuentra a una prudente distancia observando los hechos. Unos minutos mas tarde sale el detective del Banco con su cartera conteniendo los billetes y le dice a Lucía que vayan a un Café y en los lavabos hagan la distribución del dinero. Lucía acepta y en la siguiente manzana encuentran uno que les parece apropiado,pues esta ajetreado de público,y se dirigen a los servicios .Echan un vistazo y eligen el de señoras y se meten en una cabina. En perfecto silencio Miralles le hace entrega de la mitad del efectivo y le dice en voz muy queda que le espere sentada en una mesa. Ella encuentra una mesa vacía y la ocupa, mientras Miralles espera a no oír ningún ruido para salir del servicio de señoras.

Una vez sentados ante dos refrescos, Miralles le expone el plan directamente:


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.