Lo que fue y lo que ya no será

Por
Enviado el , clasificado en Drama
336 visitas

Recomendación:
ManualidadesEn.casa - Haz manualidades en casa. Cientos de proyectos para desarrollar tu creatividad, con diversos tipos de materiasles y niveles de dificultad.

Desde que salí de la preparatoria, la vida se tornó más difícil de lo que ya era. Tuve amigos entrañables con los que creí que contaría toda la vida,  pero no fue así. Apenas pasaron unos meses y parecía que todos se habían olvidado de mí. 

 

Continuar sola, no fue fácil.

 

Cada noche me iba a la cama preguntándome por qué el cambio estaba siendo tan duro para mí, pues a mis "amigos" su nueva etapa parecía caerles de maravilla. Yo cada día me sentía más sola, menos importante y totalmente insignificante. Pensé entonces sobre el lugar que le daba a las personas en mi vida y el lugar en que ellos me ponían, noté que yo sólo fui parte de una etapa, mientras para mí eran parte de mi vida. Tuve que fingir que no me afectaba, que estaba muy feliz porque todos estaban haciendo lo que les hacía feliz. Lo segundo es cierto, lo primero no, siempre quise mandar mensajes a todos diciéndoles que su olvido me estaba volviendo loca. Todavía quiero preguntarle a todo el mundo qué hice mal para que me dejaran atrás tan fácilmente.

 

Los meses pasaban encima de mí sin consideración y la incertidumbre se me clavaba en el cerebro, atormentandome todos los días, recordándome que las personas que tanto amé y les di toda mi amistad, ya no me querían igual.

 

Mi mamá dice que el cambio nos afecta de diferente manera, pero yo no sabía cómo darle fin a una etapa que adoré tanto, no sabía cómo responder al adiós de mis amigos. Me enfrenté a la soledad, a la sensación de abandono, mas nunca me abrí con esas personas para explicarles cuánto me dolía su ausencia; en el fondo siempre quise que se dieran cuenta por sí mismos.

 

Hoy, a casi dos años, todos los sentimientos anteriores siguen persiguiéndome, entorpeciendo mis nuevas relaciones por miedo a que suceda lo mismo. Siento que en lugar de guardar los recuerdos con cariño, lo hago con cierto rencor y amargura.

Entiendo que existe el cambio, pero me duele aceptarlo. 

 

Y puede que sea así toda la vida.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.