No me olvides

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
219 visitas

Recomendación:
ManualidadesEn.casa - Haz manualidades en casa. Cientos de proyectos para desarrollar tu creatividad, con diversos tipos de materiasles y niveles de dificultad.

¡No me olvides viejo!, fueron sus ultimas palabras. Mientras tanto su respiracion se extinguia lentamente, su corazon batallaba, sus latidos se suspendian y sus reflejos se desvanecian en la tarde templada de septiembre. La vi morir, estuve ahi, cada instante junto a ella, aprete su fragil mano y no queria soltarla, si hasta senti el impulso de dejarme morir y de irme en su viaje difinitivo, es que no conozco la vida en soledad y de solo pensar que no la tendre a mi lado el miedo me invadia y los pensamientos me aturdian en la silenciosa habitacion. Mis lagrimas caian en incesantes gotas mojando el piso y su figura en la cama, ya en su sueño infinito, tan hermosa como aquella jovencita de tan solo 14 años, ¡Cuanto ame a esta mujer maravillosa! si fue toda una vida, exactamente 59 primaveras inolvidable. Se fue en paz, es que era una persona espiritual, de alma noble y actitudes simples, de una humildad invidiable y generosa en todo sentido. Disfrutaba mucho la lectura en especial los cuentos, su libro favorito era "El velero de cristal" y quedaba inmersa en esa hermosa historia, era como una niñita que se transportaba en sus fantasias y se dejaba llevar, ¡Un velero, un velero, viejito! un dia me vendra a buscar, tenia ese tipo de manifestaciones y siempre con esa vos tan dulce, pero en su interior sabia que se acercaba el momento de partir. Su verdadera pasion eran las plantas y amaba cuidarlas, se pasaba todo el dia junto a ellas, yo recuerdo mirarla por la ventana danzando descalza entre las flores al ritmo de la brisa, ¡Que feliz se veia! era su mundo y siempre con sus atuendos coloridos como si fuese parte del paisaje natural de perfumes encantados y de pigmentos vivos que pintaban dias agradables. Le prometi que no descuidaria el jardin, sera una forma de recordarla y de extrañarla menos, no sera facil acostumbrame pero la realidad se impone y hoy ya no la tengo y lo mas digno es asumirlo. Viejita mia aca estoy en el viejo sillon de mimbre pensando en ti y esperando que un picaflor se pose en las margaritas. Relatos breves Juan Sosa. Inspirado en el relato de mi autoria y publicado en este sitio "La loca del jardin".  


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.