SEXO EN TIEMPOS DE CUARENTENA 2

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
2673 visitas

Recomendación:
Lesbianvideos.co - Videos a diario de relaciones íntimas entre mujeres

El tema del covid en Colombia ha Sido todo un tema, que podemos salir por género, que podemos salir por identificación, que podemos salir solo los de ciertos lugares, que horrible.

Ingrese a trabajar hace 2 meses, para mí fue muy fácil reintegrarme a las labores, pero a mi ex no, él se dedica a la industria textil y no hace parte de las necesidades básicas, así que su recesión ha Sido más larga que la mía, si salimos y no tenemos como un permiso tenemos multa, así que siempre es difícil vernos, lo intentamos cada semana pero desde la primera vez del reencuentro no había vuelto a pasar nada hasta esta noche.

Me lleno un mensaje a las 7:20 de la noche que decía: ¿vienes a mi casa? Me dieron nervios y me puse un pantalón jeans, una blusa cuello bandeja con gran escote, debajo un hilito muy pequeño con algo de encaje y me dispuse a salir, en camino (vivimos a 5 minutos) recordé que había toque de queda en la ciudad después de las 8, pero no me importaba, yo sabía a qué iba, y lo necesitaba, me estaba esperando en la avenida principal y de ahí caminamos juntos hasta su casa, debo admitir que el tapabocas le quita un poco de encantó a todo el mundo, pero se veía muy lindo.

Entramos a su casa y en la puerta me besó muy apasionado, fue llevándome así por un pasillo, me di la vuelta porque me daba miedo caer, y me agarró las tetas, yo sabía pero los nervios me traicionan a veces, entramos a su cuarto, prendió la luz y siguió besándome yo me quite la blusa y él empezó a desnudarse también, es flaco, pero insisto, está muy bueno, sus palabras fueron " te deseo aquí y ahora bajo mi pantalón y sin pensarlo dos beses me empujó contra la puerta de su habitación, la cara contra la misma, con la mano hizo que pusiera mi culo hacia afuera y sentí esa verga deliciosa tratando de entrar a mi vagina, es una sensación muy loca, porque yo ya sabía que su plan era cogerme y claro, no hacía falta jugar, entró, yo solté un gemido y simplemente yo necesitaba más, empezó a moverse lento, y yo desesperada por qué siguiera me movía también, quería más rápido y que el ritmo me pusiera loca.

Me llevo a la cama, se sentó y yo sobre esa verga viéndolo a la cara así me movía un rato a ritmo mientras me decía lo mucho que le encantaba que fuera su perra, me pidió que me agarrara fuerte de su cuello, cuando se levantó, uff no puedo explicar lo rico que se siente estar en el aire y que él solo se mueva, el sonido de mi sexo contra su pelvis y mi humedad es algo delicioso también, luego de suplicarle que me bajara, me puso nuevamente en la puerta, pero ahora yo frente a él, levanté mi pierna y así me penetró, solo lo miraba y no podía creer que ese hombre tan perfecto fuera mío, definitivamente no puedo compararlo a otras experiencias aunque todas muy buenas, con él es algo que no puedo evitar, el deseo entre los días se siente en el ambiente.

Me llevo a la cama y empecé a chuparle esa verga, sabía a mí, mis fluidos sobre esa verga y yo solo podía chuparla mientras tanto me tocaba las tetas y yo gemía como su puta, me tenía toda para él y era solo suya, me acosté con las muertas abiertas invitándolos a entrar en mí, que delicia, en medio de mi placer le dije que adoraba que estuviera tan loco, y él solo me decía que la loca era yo por estar en su casa, en su cama con las piernas abiertas, pero y como no, si solo con que me hable me derrito.

Seguimos así y empecé a sentir que llegaba, todo mi cuerpo estaba sintiendo ese orgasmo, él solo me decís que me quería, salió de mí, me hizo levantar y me empujó a la cama, me puse en 4 con las rodillas en toda la orilla, la cabeza la puse sobre la cama para que pudiera tener una vista de todo mi culo, tomo su celular y empezó a grabar, yo me sentía súper sexy en medio de una película, y me movía a ritmo para que fuera rico, sentía su verga palpitar dentro mío, la sacaba toda menos la puta, y volvía a embestirme, que delicia, cuando sentí que puso su celular en la mesa de noche, me levanté y le pedí que se acostara con las piernas abiertas, me puse sentándose en su verga dándola la espalda, pero arrodillada en la cama, uff que rico sentía como su verga entraba y sus huevos me rozaban el clítoris, ay dios empecé a llegar nuevamente, pero más fuerte, los fluidos los sentía por los muslos, y a él solo agarrando mi culo, diciéndome que era delicioso, me quite con un poco de dificultad, con las rodillas temblando y me puse sobre él, empecé a moverme y el me abrazaba, pasaba sus dedos por mi cara, chupaba mis tetas, y yo, bueno solo me movía, he de aceptar que cuando estoy con él me siento sucia pero muy libre, así que me movía sin ningún pudor, como si mañana se fuera acabar el mundo y yo con el, me abrazo y yo con una mano en la pared, puse mis tetas casi contra su cara, mientras él las chupaba sentía que empezaba a llegar nuevamente, este fue mucho más intenso, los pies sentí como se recogían, y las manos como se me apretaban, y como mi cuerpo se movía no a ritmo, mientras él al odio me discos que llegaría también, entre géminis y su fuerte respiración llegamos juntos.

Que sensación, ahí los problemas de la semana se habían acabado, solo estábamos el y yo en lo que fue mi orgasmo más pronunciado, así en esa posición duramos unos minutos mientras nos respondíamos, definitivamente admito que me encanta como me coge y sentirme tan sucia y tan suya, como su leche salía de mi poco a poco, y mi cuerpo no me respondía, que rico, así acabamos, y duramos sentados en esa cama hablando del futuro unas dos horas, y así otro encuentro sexual había culminado.

 

Leí sus comentarios, aquí estoy de nuevo con mi día a día, espero que sigan escribiendo que les parece y por aquí nos veremos de nuevo, saludo a todos.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.