Chantaje a mi madrastra promiscua 2/6

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
2878 visitas

Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

Cada vez que alguno de mis amigos se enteraba de que mi padre salía con Florencia Orgambide, y que además, vivía en mi casa, no podían evitar preguntarme si yo no me sentía atraído por mi madrastra. Generalmente esquivaba la pregunta con frases ambiguas. A mis amigos más cercanos les confesaba que era imposible no mirar, cada tanto, su sinuoso cuerpo, y les aseguraba que nunca fui más allá de apreciar su figura con mis ojos. Pero lo cierto era que varias veces, mientras oía los ruidos de pasión en la otra habitación, mi sexo se endurecía, incontrolable, y me veía obligado a realizar prácticas onanísticas para poder dormir.

Luego de ver el video, un torrente de lujuria, que parecía haber estado contenido durante mucho tiempo, acumulándose despiadadamente, sólo liberándose a cuentagotas en aquellas noches de gemidos impiadosos, estalló en mi interior con una violencia asesina.

Mi cabeza hizo un clic. Me vi obligado a sincerarme conmigo mismo y a admitir que nunca sentí tanto deseo por una hembra, como lo sentía por Florencia Orgambide, la vedette de teatro de revistas, la que se peleó con Tristán y nunca volvió a los medios, la ganadora del concurso cola reef 2005, la despampanante, la fantasía de todo el que la conociese, la inalcanzable, la prohibida... Esa noche le dediqué cinco pajas (récord histórico), mientras ponía una y otra vez el video. Me imaginaba siendo el hombre del video. Fantaseaba con verla de rodillas acercándose a mí. Le diría que era una puta. Una perra traicionera que engañaba a su pareja, sin pudor ni remordimientos. Una ramera que se acostaba con su propio hijastro. Pero sabía que no podía hacer eso. Solo era el morbo de un hombre joven y desequilibrado por esa situación inesperada.

Envié varios mensajes a aquel número desde el que me enviaron el video, pero nunca recibí respuesta.

No podía dormir. ¿Qué debía hacer con esa información? ¿Se lo diría a mi padre? Ver ese video lo destruiría. ¿Y si hablara con ella? Le diría que se vaya de casa. Le daría un tiempo. Que arme una historia creíble. Que termine con él en los mejores términos posibles. Que mi padre no quede desilusionado después de haber apostado por el amor, tras tanto tiempo de vida solitaria. Sí. Haría eso. Por la mañana lo haría.

Continuará


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.