A LA TIÑA...NO ERA RUBIA

Por
Enviado el , clasificado en Poesía
214 visitas

Recomendación:
Poesía (top ventas) - Los libros de poesía más vendidos del momento.

A LA TIÑA…NO ERA RUBIA.

 Mucha gente no cree que a uno le pasen estas cosas. Pero sí, le pasan. Una mañana iba para el trabajo, caía un ‘chischilito’. Una “rubia” muy elegante caminaba hacia mí por la acera, de pronto, resbaló en un charco de agua sucia y cayó despatarrada. Yo corrí a socorrerla, y cuando me acerqué me llevé una decepción. No era rubia

                        I

Cada momento en la vida

dicen que tiene un porqué

el de este yo no sé

en verdad qué significa.

Vi a aquella mujer monita

o más bien rubia, elegante

que en ese preciso instante

se mecía en aquella acera

como lo hace una palmera

bajo un viento acariciante.

                      II

Por doquier en el cemento

se veían charcos de agua,

mientras ella se acercaba

la miré fijo un momento,

de verdad era un portento.

Cuando a mi altura pasaba

llegó aquella resbalada.

Ella cayó boca arriba,

yo me le acerqué enseguida

a ver, como le colaboraba.

                    III

Piernas al aire trataba

la mujer de levantarse

y yo de forma galante

como podía la ayudaba,

pero algo no cuadraba.

La de rubia cabellera

sin duda que, mujer era,

mas no mona, y menos, lisa.

Casi “totiao” de la risa

la levanté, y me fui a la carrera.

 

Coleta: La vida es difícil. Para estar en paz con uno mismo, toca decir la verdad, pero para estar en paz con el prójimo, hay que mentir. /Adolfo Bioy Casares.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.