Un masaje imagino

Por
Enviado el , clasificado en Poesía
199 visitas

Recomendación:
Poesía (top ventas) - Los libros de poesía más vendidos del momento.

UN MASAJE IMAGINO 

De tu espalda un pensamiento,

de tu mirada un milagro,

de cogerte esos tus hombros

un pensamiento malsano.

Un color a esos tus labios,

una envidia a tus caderas

y tu sonrisa a mis labios.

Quiero mirarte a los ojos

y que leas yo te ...

Zambullirme y deshacerme

y en tus gemidos mis brazos.

Que me gustaste con seso,

que me gustaste, te....

que si pudierar acunarte

en tí serían mis brazos.

Que a mi pregunta "lo entiendes"

no sabías de que hablo.

Son las yemas de mis palmas

las que presionan tus manos...

y si lees estas lineas

ya las leas boca abajo.

Noto tus músculos sanos

que de tu espalda increible,

de increibles tus labios,

mezclo pensos y deseos

y acaricio tus costados.

Relaja tu espalda cansada.

Yo aprieto y a tu regazo

dejo deseos y glorias

y siente como disfrutas;

del candor de mis presiones

salen tus nervios desatos.

Y subo por los lumbares

y tus sonrisas se escapan

y oigo clamores de guerra

y siento sea que saltan

de cosquillas las costillas;

cartuchos de dinamita

veo cargar en tus labios.

Ssshhhh aprieto a puños cerrados,

despacio, fuerte y despacio,

y con celebradas manos

noto todos tus tendones

estremecerse a mi paso.

Llego ya a tus omoplatos

y me extiendo por tus brazos.

No sabes de que te hablo:

puedo pasarme así eterno,

que mientras te escribo te hallo.

Beso suave y yo me encanto

al acariciar con labios

lo que no hay dios o relato

que cree, invente o pinte

pintor por muy bello cuadro.

Sube la temperatura

y de abrigo o de manto

mi cuerpo finge extasiado.

Como cálido es tu cuello

cálidos ahora mis labios.

Me dices "dame la vuelta".

Como plata tu mirada

pícara y sinvergüenza,

como oro tu sonrisa

de mi sonrisa su meta,

como deseos tu boca

que mira y a la mia tienta,

como el cielo es tu rostro,

cara como las estrellas,

que por tenerla no existe

nada que yo no prometa.

..."¡nada! ¡que yo no lo aguanto!"

incorporado acaricio

ojos, nariz, boca, labios...

¡que suavidad más perfecta!

¡que fiebre en más alto grado!

Yo siento, y cierro los ojos,

tu sientes temblor en mis manos,

índice y medio mis dedos,

seda -yo un nudo- tus párpados;

y acaricio tus mejillas

como alfarero a su barro;

mis pulgares a tus labios.

"Que no aguanto"

Me acerco deciso y despacio.

Lees deseo en mis ojos,

leo deseo en tu lengua

que la esconde furtivamente

comisura de tus labios...

¿Dónde empezarán los tuyos?

¿dónde acabarán los míos?

Todo lenguas, labios, carne,

calor, saliva, presión...

amantes que estallan

y mezclados los pedazos

no se sabe si esto es mío

y si lo es te lo regalo.

No hubo en toda la historia,

ni habrá en futuro eterno,

beso más profundo, tierno,

pasional, largo, sincero,

directo, claro, caliente,

suave, cargado, certero,

blanco, negro, extravagante...

No lo habrá, ni lo ha habido,

no lo habrá, no, digo.

Hoy te he dado un masaje,

te saboreé cual vino.

Ahora puedo leerte una y otra vez cansino,

mas para hacerte el amor,

voy a necesitar un libro.

 

¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.