Influenciable

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
302 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Libros de narrativa y ficción - Consulta las novelas y libros de narrativa (novelas) más populares de Amazon

Influenciable

Estaba la señora Lolita que echaba chispas, al estar cocinando hacia movimientos muy marcados, como mostrando su enojo, haciendo mucho ruido con los platos y vasos, en eso llega su hijo Armando y nota que su mamá esta enojadísima la conoce bien, le pregunta ¿pues que te pasa mamá? ¿Es que estoy muy molesta porque tu primo Héctor no tiene conciencia de lo que hace, se deja influenciar por todo mundo, no sabe decir que “No” a nada, solo falta que le digan tírate a un pozo y el muy menso vaya y se tire, la interrumpe Armando, pero mamá: Héctor es muy inteligente, la mamá dice: pues será inteligente para unas cosas como dices tú, pero no para todo; entonces le pregunta Armando ¿pero que hizo para que te pusieras así? Platícame, mira, lo que me hace enojar es que no le importan sus papás, ellos se la pasan trabajando para que Héctor estudie en el mejor colegio, y el en cambio hace todo para meterse en problemas.

Te voy a decir todo lo que hizo Héctor, contado por su mamá, Héctor que estaba ayer en la mañana en clases y que un amigo le dijo que sería buena idea que se dibujara un monstruo de esos de las caricaturas que están de moda, pues este como no sabe decir “No”, se empezó a hacer el tatuaje en el antebrazo izquierdo con plumones de colores, al rato la maestra se da cuenta, porque el par de idiotas se empezaron a reír, fue a ver qué pasaba, cuando vio el dibujo pintado en el antebrazo, lo corrió del salón, lo mando a la dirección para que la directora lo castigara. Héctor venia por el pasillo borrándose el dibujo cuando la directora lo vio, le dijo que lo esperara afuera de su oficina, en eso pasó otra mala influencia y le preguntó que qué hacia afuera de la dirección, y este le platico, y el otro “sinquehacer” le dice que se escape de la escuela, que quizás mañana la directora como es grande de edad, no se iba a acordar que lo tenía que regañar o hablarles a sus papás, este influenciable le hizo caso, se fue a la puerta de atrás del colegio y se escapa, ¿y a donde se fue? Le pregunta Armando, se fue a jugar billar para no llegar temprano a su casa y levantar sospechas, ¿y luego? Pues se encontró a otra mala influencia que lo conocía, se pusieron a jugar y después de un rato llegó una persona medio sospechosa que vendía cigarros de marihuana, el amigo le dice que se compren uno para cada quien, al cabo se pueden ir hasta las últimas mesas para fumárselo, Héctor supuestamente le dijo que él no fumaba, pero el mal amigo le insistió y lo convenció que se drogaran, se fueron a las ultimas mesas, por supuesto que el dueño del billar ,olió ese olor tan característico y fue a ver qué pasaba, los vio fumando la hierba y como ya estaban idos, ni cuenta se dieron que los había descubierto, el dueño habló a la policía y fue una patrulla a detenerlos.

Hablaron de la policía a tus tíos para avisarles,  y ellos pensaban que era un error, que su hijo estaba en la escuela a esas horas, total les explicaron y fueron a ver que podían hacer para que no boletinaran a su hijo, ellos estaban muy enojados y querían dejarlo en la cárcel para que escarmentara, pero después iba a ser peor, por la cuestión de la escuela. Al final tuvieron que pagar 25,000 pesos de multa, que a la hora de la hora entre todos sus tíos lo pagamos porque sus papás no completaban de dinero.

No, pues si esta fea la historia, dijo Armando, ojalá este primo haya escarmentado en esta ocasión para que reaccione y sepa decir que no, y no volverse a dejar convencer por cualquier persona, que aprenda a enfrentar los problemas y que los pague él resolviendo su propio problema. No sé, quizás lo que le pasa es que quiere ser amigo de todos y no contradecir a nadie para caer bien, sin medir las consecuencias de lo que provoca.

Al otra día dice Armando: otro amigo adolecente estaba con un grupo de amigos jóvenes también y lo convencieron que le robara dinero a su papá de la cartera y este por tampoco saber decir “No”, se dejó manipular por ellos, para pertenecer a su grupo o para no verse como cobarde, que al final es más cobarde porque en lugar de enfrentarse a sus amigos para decirles que él no es su títere, se fue a cumplir los deseos de los otros, le quiso robar, su papá se dio cuenta, se metió en un problemón, su papá le prohibió que se volviera a juntar con esos idiotas que lo manipulaban, esto lo hizo reflexionar sobre como se había dejado influenciar solo para agradarlos.

Bueno ya te platiqué todo lo que pasó, ¿entonces mamá, lo que más te dolió fue que tus ahorros se vieron mermados por la culpa de este menso primo?, por una parte si, pero, por otro lado, me da coraje por tus tíos, que los mete en problemas. Otra cosa que les llamó la atención a tus tíos es que Héctor les contestaba con estas frases “tengo que…” o “debo…”, está de preocuparse de sus respuestas. Vamos a tranquilizarnos, quizás decía eso porque está todavía drogado. Luego voy a platicar con él, para enseñarlo a no dejarse influenciar por los demás. Lolita se queda pensativa porque quizás ella también se dejó influenciar por los papás de Héctor para sacarle dinero.

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed