¿Porque la Gente Es Así?

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
102 visitas

Recomendación:
Deviajeros.es - La página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

Estas son épocas difíciles, el desempleo está a la orden del día, el coronavirus nos acecha, la inseguridad no cesa… Daniel y Rebeca son parte de las tristes estadísticas del desempleo en el país, tienen ambos dos meses sin trabajo y el dinero de sus liquidaciones se está agotando, están sobreviviendo con la venta de salsas de tienda en tienda, los dos tiene estudios universitarios en renombradas escuelas, pero la situación es la que los tiene en jaque, lo mismo que a tanta gente. Un día tomaron la decisión de vender un rancho muy grande que le heredó el abuelo a ella y a sus hermanos, solamente que en el testamento decía que se debía de vender completo para que la repartición de la ganancia fuera proporcional, aunque la verdad los otros hermanos no tienen apuro en que la propiedad se venda. El rancho está a 50 kilómetros de la ciudad, pero para llegar a él se tiene que ir en camioneta todo terreno porque el camino está en muy mal estado.
Deciden anunciar en internet los datos de la propiedad, para encontrar más fácil a un comprador o a un grupo de compradores que puedan desembolsar la cantidad fuerte de dinero. En los datos se especifica la superficie en hectáreas, el precio por hectárea, cualquier persona que sepa multiplicar, al ver la superficie y el precio puede darse cuenta qué cantidad se necesita para comprarlo. Además se aclara que debe ser vendido completo, no en partes, con la facilidad que se pueden dar plazos hasta por 24 meses. Lo publican y rezan para que alguien se interese por el predio, anexaron fotografías y planos para que se den una idea exacta de lo que se está vendiendo. En el anuncio viene el número de celular de Daniel, por si alguien quiere información.
El martes de la siguiente semana una persona que dijo llamarse el señor López, habló al celular de Daniel para pedir informes, se oía como que es una persona de unos 45 a 50 años, se presentaba como asesor inmobiliario de López y Asociados, Daniel le dice que la propiedad se tiene que vender completa porque es indicación del testamento, el señor López le pregunta si todos los papeles están en regla y Daniel sin titubear le dice que sí, que no hay ningún problema, que es una herencia a la familia de su esposa y que él es el albacea, todos los herederos están de acuerdo que él haga la negociación y que todos van a firmar en el momento de la venta.
El señor López pide que, si pueden dar una vuelta al rancho para ver la propiedad en persona, Daniel le aclara que se necesita una camioneta todo terreno, el señor López pregunta que si pudiera conseguirla para poder hacer la visita, el sábado o el domingo en la mañana, que tiene un grupo de inversionistas que pudiera convencer para que compren. Daniel al ver que está interesado y que se oía como que era una persona seria, le dice que él consigue la camioneta con un conocido. El señor López le advierte que iría con 3 personas más para que la camioneta fuera la adecuada. Daniel le pide los datos y cuelga el celular, está muy contento al parecer esta persona está muy interesada en la propiedad.
Daniel en el trascurso de la semana consigue la camioneta con su cuñado, y hace un gran esfuerzo para la gasolina, porque a como están su económicamente eso también es un problema, le platica a cada uno de los herederos que va a llevar a unas personas a ver el rancho, que prendan las veladoras para ver si se hace la operación.
El sábado en la mañana Daniel va por la camioneta de su cuñado y le pone 50 litros de gasolina para prever el consumo de combustible, como es un vehículo que no conoce y hay mucha subida para llegar al rancho, quiso prevenir no quedarse sin combustible. A las 10 am en un carro compacto se bajan 4 personas, el señor López, su esposa y 2 muchachitos, sus hijos. Esto le empezó a oler mal, entró a su casa y le dijo a su esposa que viniera a ver a los supuestos compradores, para que dé perdido alguien los hubiera visto si algo pasaba. Del carro compacto sacaron una hielera y una canasta grande como de esas que se usan en el día de campo. Se subieron todos a la camioneta y se fueron los 5 fueron platicando que les gustaba mucho el campo y que cada que podían se escapaban a las montañas para disfrutar. Daniel empezó a dudar de que fueran realmente asesores de inversionistas y le pregunto qué otra propiedad ha ayudado al inversionista a vender, este se salió por la tangente y nombró unos municipios del norte del estado que son poco conocidos.
Daniel estaba cauteloso, no sabía que iba a suceder con estas personas, en la primera gasolinera se detuvo con el pretexto que tenía que ir al baño, en el baño le habló a su esposa y le advirtió que tenía mala espina estas personas, que activaría el GPS de su celular para que lo rastreara cada 10 minutos. La esposa tenía mucho pendiente por lo que pudiera suceder, pensó mil cosas, que quizás en la canasta grande llevaban el arma para matar a su esposo o que quizás lo envenenarían, esta angustiadísima.
Llegaron al rancho, Daniel le fue mostrando los límites para que supiera de donde a donde era la propiedad, le enseñó donde estaba la cabaña y el pozo de agua. El señor López como que solo le seguía la corriente y su familia se instaló debajo de unos árboles y empezaron el picnic, sacaron de la canasta unos tacos de huevo con frijoles y sándwich de jamón y queso, en la hielera tenían solo refrescos y compartieron con Daniel la comida y la bebida, después de un rato, planearon subir la montaña más alta que estaba en la propiedad supuestamente para ver todo desde arriba, Daniel no quiso acompañarlos, se tardaron casi 3 horas en ir y regresar. Daniel estaba tentado a irse y dejarlos allí, no tenían pinta de poder comprar nada. Estos estaban abusando de la necesidad de Daniel y su esposa para que los trajeran a pasear a la montaña. Pensaba Daniel soy un idiota, ¿cómo me deje engañar? y lo peor fue que hasta la gasolina la pagué yo con lo necesitado que ando. Estaba muy serio en el regreso.
La familia López al llegar a la casa de Daniel se bajaron de la camioneta y agradecieron el paseo, le dijo que le hablarían el jueves para hacerle una oferta por la propiedad. Daniel sabía que no harían ninguna oferta que solo se habían ido a pasear. Daniel pensaba como puede haber personas así, que solamente se aprovechan de la necesidad para irse a divertir gratis. Les hablo a sus cuñados para avisarles lo que le había pasado y le comentaban que pidiera una entrevista antes de llevarlos a los posibles compradores, que lo habían chamaquiado vilmente.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.