MI SEGUNDA EXPERIENCIA HOMOSEXUAL

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
842 visitas

Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

Al igual que en mi relato anterior (Mi primer experiencia homosexual), ésta es la primera vez que lo cuento públicamente.

Si leyeron mi relato anterior, pudieron darse cuenta que quede encantado el poder compartir con un hombre, pero al igual que con los hombres, lo disfruto hacer con las mujeres.

Tengo 29 años, soy Mexicano y tengo una hermosa novia. Al momento he tenido sexo con 14 mujeres y 2 hombres y no me arrepiento de nadie. Disfruto mucho del sexo y me considero una persona bisexual, aunque nunca lo he discutido con mis parejas.

Sin más ruedos, les contaré de mi segunda experiencia con un hombre.

Corría el año 2014 y yo me encontraba de intercambio en Bremen, Alemania. Estuve durante un año por tierras Germanas y pude conocer de todo y experimentar nuevas cosas.

Para las vacaciones de primavera, había decidido hacer un tour por Bélgica y Francia con un amigo de mi escuela en México.

En Bélgica nos hospedamos en hostales y no tuvimos ningún problema.

El siguiente destino era Paris, en donde él ya se regresaría al pueblo donde estaba estudiando al sur de Francia. Al ser estudiante, no le había dado mucha importancia el trabajar, ya que recibía mesadas de mis padres y con eso viajaba, así que trataba de ahorrar lo más posible y más si quería conocer muchos lugares, por lo que para París consideré la opción de Couchsurfing, para los que no lo conozcan, es una página de internet en donde las personas ofrecen hospedaje en sus casas ya sea compartiendo cama, un colchón inflable o bien en un sofá.

No me sentía tan seguro de esta opción por que literal era compartir con un total desconocido. Para entonces yo buscaba quedar en algún departamento con una mujer de preferencia, pero por temas de disponibilidad no lo logré, así que me animé por un hombre de unos 30 años que se veía muy agradable, hablaba Español, Inglés y Francés, además tenía novia y el departamento se encontraba en una zona céntrica de París.

Antes de llegar a Francia, hablé con él para cuadrar la logística y mi horario de llegada.
Al arribar a Francia decidí comprarle un par de vinos como agradecimiento por hospedarme en su casa. Ese mismo día me aviso que estaba cenando con su novia en la casa por lo que me pidió esperar un poco más, claro que no le dije nada ya que me iba a quedar con él. Pasadas las 8 de la noche me dijo que ya podía ir al departamento y fue ahí cuando lo conocí en persona. De verdad quedé impactado por que era tal cual, en sus fotos, un hombre atlético de 30 años, canoso, con barba corta y una estatura promedio.
Me invitó a cenar y le obsequié los vinos. Platicamos un rato más y le comenté que estaba cansado del viaje y quería dormir, por lo que me enseño donde me quedaría, un colchón inflable en medio de la sala de estar. Era PERFECTO ya que era gratis.

En la mañana le comenté cual era mi plan para conocer la ciudad y me dio algunas recomendaciones, me alisté para salir y desayunamos juntos ya que él tenía que ir a trabajar. No recuerdo en que trabajaba, pero se vestía con traje y corbata.

Cuadramos a qué hora regresaría y nos despedimos. Me fui a caminar por toooooda la ciudad, y cuando digo toooda es poco.

Como a eso de las 4 de la tarde le comenté que ya estaba cansado y que iría de regreso al departamento por lo que quedamos de vernos a las 6. Llegada la hora él ya estaba en el departamento y me abrió la puerta, yo estaba muy cansado por lo que le dije que quería tomar un baño y me dijo que si no prefería un masaje. Accedí sin problema y me quedé con mi ropa interior y una camiseta. Cabe mencionar que estaba muy insistente con el masaje.

Me empezó a tocar los pies y se sentía delicioso, comenzó a subir sus manos por mis piernas hasta llegar a un poco abajo de mi ropa interior. Ahí se detuvo un rato y me dijo que tenía bonitas piernas, a lo que le agradecí. Pasados unos minutos levanto sus dedos adentro de mi ropa interior y los podía sentir rozando mis testículos. Así fueron otros minutos, y para entonces yo tenía el pene super erecto y se salía de mis calzones. Se me quedo viendo directamente a los ojos y me bajó los calzones, ahí fue donde comenzó a tocar mi pene muy despacio. Yo no sabía lo que pasaba y honestamente me estaba dejando llevar.

El masaje me lo estaba dando en mi cama, por lo que me invito a pasar a su recámara.
Ahí, terminé de desnudarme y el comenzó a succionar mis testículos y mi pene al mismo tiempo. Tomé la iniciativa y lo desnudé por completo para ponerlo en 4 y comencé a pasar mi lengua por su ano, estaba un poco sudado pero sabia delicioso, continué haciéndolo hasta llegar a sus bolas y recordé la sensación de mi primera vez y ya estaba goteando.

Hicimos un tipo 69 y los dos nos estábamos chupando mutuamente todo. No me importó y comencé a gemir fuerte, por lo que lo excito demasiado y saco de inmediato un condón de su mesa de noche, al ver eso yo me voltee y levante el culo al aire para que me lo pudiera meter.

Queeeee experiencia de verdad. Lo hicimos en muchas posiciones durante varias veces ya que yo terminaba muy rápido, el éxtasis era alto y me sentía orgasmeado.

Estuvimos cogiendo toda la noche y por ahí de las 2 de la mañana me dio un beso de buenas noches y nos fuimos a dormir.

A la mañana siguiente nos despertamos como si nada, y me ayudo a buscar transporte de regreso a Bremen, ya que él tenía que ir a trabajar. Nos despedimos y ahí quedó todo.

Aún tengo su número, pero no me he animado a escribirle.

Sin duda lo volvería a ver. Mercie beaucop Denis.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.