MI DULCE TIRANA

Por
Enviado el , clasificado en Fantasía
138 visitas

Recomendación:
Libros de narrativa y ficción - Consulta las novelas y libros de narrativa (novelas) más populares de Amazon

¿Es posible ser tiranizado por una mujer?

 Contesto Sí, es posible y paso a relatar mi experiencia de vida que me sucedió gracias a mi ingenuidad e irresponsabilidad juvenil.

Soy un joven estudiante universitario de ingeniería que estudio en una universidad de una ciudad de la República Argentina, gracias a la mensualidad que me envían mis padres que viven en una ciudad pequeña del interior y me permite rentar un pequeño departamento  

 En el tiempo libre que me deja mi actividad universitaria conocí a Lara una estudiante de abogacía con la que hicimos una buena amistad, vamos al cine, a comer en los bares aledaños y a distraernos  de la monótona pero exigente vida universitaria. Tanto intimamos que ella a veces queda a dormir conmigo y trae en su cartera su tarjeta de crédito y documentos personales, que los deja en casa.

Lara me gusta por su carácter fuerte y decidido, pero a veces me asusta pues puede tener claro y comprender de antemano consecuencias de situaciones que yo no alcanzo a ver. En el sentido sentimental soy muy ingenuo y tuve varias caídas, algunas compañeras con las que tuve sexo, después me dejaron sin siquiera despedirse, caídas de la cuales aún no aprendí.

Hace unos meses tuve que pedir un préstamo bancario para renovar el depósito anual de mi departamento y pagar además el arancel de la universidad. Pero me negaron el crédito y quedé a un paso de ir a la calle, desesperado y exprimiéndome la cabeza para arreglar mi situación.

En el bar de la Facultad comentando mi angustiante necesidad de dinero con Lara, ella me hizo una proposición -- Estoy buscando un departamento para vivir, bien ubicado y barato pero no encuentro nada que me guste, si te interesa, yo podría pagar el depósito del alquiler, pero como sabes soy algo exigente y no fácil de contentar – Al ver mi cara de interés y como mis ojos se iban abriendo, mientas exhalaba un suspiro de alivio, continuó diciendo – Si accedes y voy a vivir contigo quizás tengas que hacer alguna tarea doméstica como lavar la ropa o eventualmente cocinar, alguna comida simple, pero en general la comida la traeremos del comedor universitario y de algún bar y no te consumiré tu tiempo útil para estudiar --  Eso pasó hace dos meses,hice el depósito, pagué el alquiler y Lara ahora está viviendo conmigo.

Hoy domingo mientras estoy lavando la ropa de ambos, estoy atento a los controles del lavarropas, y más tarde al mediodía tendré que ir a buscar el almuerzo para los dos desde el bar de la esquina, y posteriormente iré preparando las actividades domingueras de la tarde y la noche.

 Miro mi reloj, son las nueve horas de la mañana, y dentro de cinco minutos iré a despertar a Lara, a mi dulce tirana, con la bandeja con el desayuno, café con leche, azúcar, crema, tostadas, manteca y dulce de frutilla, más un pequeño florero con flores de estación.     

 FIN

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.