¿EXISTE LA EVOLUCIÓN HUMANA?

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
143 visitas

Recomendación:
Deviajeros.es - La página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

Hace unos años que en mi vida mundana tuve ocasión de conocer a una bella mujer oriunda de Bolivia cuyos anepasados habían pertenecido a la tribu inca, con la que tuve una tórrida historia amorosa.

Sin embargo un día hablando de la cultura de su pueblo, ella muy seria me dijo:

- Nosotros, los incas tenemos nuestra propia idiosincrasia. Y somos hijos del sol. Pero tuvistéis que venir vosoros, los españoles a conquistarnos y a imponernos a la fuerza vuestras creencias y vuestro estilo de vida.

- ¡Oye, oye...! Cuando dices estas cosas no me mires a mí. Yo no quiero imponer nada a nadie. Mi lema es vivir y dejar vivir, porque yo creo en la libertad del ser humano. Además,  la conquista de América sucedió en el siglo XV que todavía tenía muchos resabios de la Edad Media y ya ha llovido mucho desde entonces -le respondí yo picado.

En la actualidad existe un considerable número de gente que al estar manipulada por algunos grupos políticos radicales de Izquierdas que de una manera tan simplista como ignorante, no contemplan algo tan fundamenal como es el CONTEXTO vital que predomina en cada momento el periodo histórico de la humanidad y sólo se centran ciegamente como un toro en el capote rojo en el tópico del dominio imperialista de Occidente a los pueblos de otras culturas, se ha dedicado a derrumbar los monumenos erigidos a los conquistadores del Nuevo Mundo.

Ciertamente, en aquel lejano ayer el trato de los visitantes europeos a los indígenas del lugar estaba sujeto a las costumbres vigentes de la época. Así las relaciones de Cristóbal Colón y de sus hombres con otros pueblos y tierras del Nuevo Continente se regían por las posibilidades de conquistarlas para el reino que representaban. Ellos, pensando que se hallaban en las tierras del Gran Kan de Asia intentaron tomar posiciones militares defensivas y entablar contacto con con algún rey, pero no encontraron nada de esto y comprobaron que poseían una gran superioridad armamentística sobre los indígenas. Debido a ello los conquistadores considedaron que aquellos indios eran de un bajísimo nivel cultural, por lo que aquellos recién llegados adquirieron una despótica postura de dominadores hacia los habitantes de aquel país.

Un ejemplo de ello fueron los taímos. Se trataba de unas tribus indígenas de la Cuba oriental que tenían a sus caciques. Al parecer los conquistadores occidentales maltrataron a esta población y como es de imaginar los caciques se enfadaron mucho y organizaron la defensiva, pero los conquistadores con su armamento de fuego derrotaron a aquellos primitivos pobladores.

Esta dinámica del sujeto conquistador y dominante a otra gente más débil sin duda está animada por la vieja concepción de que el pez grande se come al pez chico en razón de un sentimiento desmesurado de un egocentrismo social, que en este caso se traduce a que una civilización tecnológicamente más avanzada como la europea aplasta a otra más primitiva, según la idea imperialista que predominaba en aquel entonces y que asimismo dio paso al vil comercio de la esclavitud humana. Sin embargo es sabido que en aquella época cualquier civilización del planeta Tierra hubiese actuado de igual forma que los conquistadores de América. Es muy probable que si hubiese sido al revés, que los indígenas americanos hubieran invadido a los países europeos ellos habrían hecho casi lo msmo que los recién llegados.

Sin embargo hoy en día rechazamos tajantemente este deleznable comportamiento. Se habla mucho de la evolución humana que se suele confundir con el progreso científico, cuando son dos cosas diferentes, aunque pueden coincidir. Se puede ser un gran investigador de Física Nuclear y al mismo tiempo ser un sujeto miserable que desprecie al prójimo.

Pero resulta que efecivamente esta evolución humana existe. Es evidente que nosotros no tenemos nada que ver con la manera de ser de la gente del siglo XV y esto está comprobado científicamente. Por tanto ¿en qué consiste dicha evolución? ¿En un principio religioso? Esto en un momento dado pude ayudar pero no es seguro. Recordemos que en la Historia han habido muchas guerras y muertes debido al modo de interpretar a los dogmas religiosos impuestos por la Iglesia. ¿Esta evolución se debe pues a una eficaz propaganda idíllica y progrsista de otros pueblos y de otras razas?

Nada de todo eso. Esencialmente la evolución humana se caracteriza por sentir verdadero asco; una radical aversión anímica, visceral a la rudeza, a la vileza de ciertos comportamientos que ahora están en deshuso. Hoy en día se nos pondría la piel de gallina si viajásemos en el tiempo a la época del antiguo Imperio Romano y viéramos que un respetable pater familia hace caso omiso de una niña bebé y por tanto a ésta se la abandona en la colina para que muera de inanición o sea vendida como esclava. Como también nos rebelaríamos enseguida si viéramos a un negrero maltratar a latigazos sin compasión alguna a un esclavo sea de la raza que fuere. Este acto tan execrable va en contra de un arraigado sentimiento de dignididad como personas que somos, el cual sin duda en nuestra civilización nace a partir del humanismo cristiano que con el tiempo y una caña ha ido calando en el ánimo de la gente. De esta misma repulsión de las actitudes abominables de un pasado surge la idea, los principios de los Derechos Humanos y consecuenemente de un mejor estilo de vida para todos nosotros.

Pero tampoco echemos las campanas al vuelo. Esta evolución anímica humana se mueve continúamente en la cuerda floja y es fácil que caiga en el lado opuesto que es la involución, por lo que se pueden producir actos vandálicos, violentos y de un repugnante racismo y xenofobia llevada hasta sus más nefastas consecuencias. En estos casos se progresa en un sentido material, de formas, pero se involuciona espiritualmente porque los prejuicios de siempre siguen campando a sus anchas, aunque con nuevos ropajes según el CONTEXTO histórico de nuestra época. Se ha educado racionalmente a la gente, pero se ha descuidado el lado emocional. Por otra parte una gran parte de la sociedad es mucho más positiva, más buena si así lo queremos entender de lo que ella se imagina, pero no se da cuenta de que en muchas ocasiones está siendo muy infuida a un nivel inconsciente  a través de los medios de comunicación por los prejuicios ideológicos sean de un color o de otro de los partidos políticos en favor de sus intereses particulares; parece que quieran dividir a la sociedad de un modo sectario, y lo que llamamos libertad de pensamiento es solo en teoría, es sobre el papel.

Pese a esta montaña rusa de la naturaleza humana, creo que debemos de ser moderadamente optimistas por lo que concierne a la evolución humana, pero no hay que dormirse sobre los laureles ni hacer mucho caso de los subliminales mensajes políticos si queremos seguir adelante, porque a dicha evolución todavía le queda mucho camino que recorrer.  

 

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.