¡Reencarné en un elfo! Cap. 2

Por
Enviado el , clasificado en Fantasía
103 visitas

Recomendación:
ManualidadesEn.casa - Haz manualidades en casa. Cientos de proyectos para desarrollar tu creatividad, con diversos tipos de materiasles y niveles de dificultad.

Capítulo 2. Gracias.

 

Mi nombre es Hellim y, junto con Alder, somos una familia recién formada. Hicimos nuestros votos ante el altar, adquirimos una choza en una zona agrícola, y nos ganamos la vida con esfuerzo para lograr nuestros sueños. Un bebé es todo lo que nos falta para sentirnos completos, hemos estado intentando crear el primero de muchos y muchas que vendrán después, traerán luz a este hogar y seremos felices juntos. “Dioses, escuchen nuestro ruego”.

 

Cuando mi cuerpo comenzó a crecer y cambiar, supimos que nuestras plegarias a los dioses fueron escuchadas. Cada día oramos y entregamos los sacrificios correspondientes a cada uno de los 66 dioses que nos gobiernan. Incluso cuando el embarazo estaba avanzado, lo seguimos haciendo, rogando por la buena suerte y salud del bebé en esta vida.

 

En este momento, un sacerdote del dios 57, Thij-Lhb, vino a nosotros a repartirnos las bendiciones anuales. Minutos antes de su bendición, le explico nuestras ansias de ser padres y todos los sacrificios que hemos dado en ofrenda, dejándonos al límite del sustento económico. Cuando descubre que le hemos rezado diligentemente a cada uno de los 66 dioses, pone una cara difícil de interpretar.

 

“¿Sus padres tenían esa tradición también?” nos pregunta, examinándonos con preocupación en su mirada, deteniéndose en mi vientre y realizando unas cortas anotaciones en su libreta. Cuando le respondo que solamente adorábamos al dios 41, Kgna, su mirada se vuelve aún más inquieta. “¿Y por qué entonces ofrendaron sacrificios a los demás 65 dioses?” 

 

No tuve respuesta a su pregunta, con Alder nos miramos con preocupación, y ahí supe que las ofrendas fueron fruto de esta conexión especial entre él y yo, el amor nos llevó a adorar a cada dios con la esperanza de ser escuchado. Ignorando al sacerdote, nos besamos apasionadamente por unos segundos. Tras esta escena hermosa de amor, el sacerdote nos interrumpe aclarando su garganta, mostrando su mano con un disco lleno de extraños garabatos y líneas en patrones complejos. Me pide que sostenga su otra mano y acerca el disco a mi vientre. 

 

“Esto no es una bendición de Thij-Lhb propiamente tal, sino que es un artículo mágico para desinfectar zonas con contaminación de bendiciones. No son los primeros que dan ofrendas a muchos dioses, pero algunas veces eso ha traído más enfermedad que salud. Para evitarlo, por favor no suelte mi mano hasta que se lo indique, por mucho que pique, ¿me entiende?”

 

Doy mi consentimiento con algo de vergüenza por nuestros excesos de sacrificios, pero dentro de mí no existe ni una pizca de remordimiento. Acepto el ritual del sacerdote para que se apresure en abandonar nuestra casa, sin embargo, el disco en mi vientre comienza a emitir un brillo distorsionado, como si fluyera la energía en una especie de pulso, como el latido de un corazón. Alarmada le pregunté si lo que sucede es normal, pero el sacerdote cayó en un profundo trance, con ojos en blanco y derramando espuma por la boca. De pronto sufrió fuertes espasmos y cayó desmayado al suelo.

 

Rápidamente intento inclinarme para ayudarlo, pero un dolor comienza a crecer en mi vientre. Me aferro desesperada a Alder, tratando de escapar del ardor en mi piel, mi carne y mis vísceras, pero, en vez de reducirse, sigue intensificándose. Horrorizada noto cómo rápidamente mi vientre incipiente se infla más y más al pasar los segundos, presionando todos mis órganos interiores y haciéndome vomitar del dolor. 

 

Cuando siento que mi lucidez se acaba, siento un líquido caliente derramándose entre mis piernas. Esto no debería estar pasando, aún quedaban muchos cambios de luna antes del parto, pero siento como si todo se hubiera adelantado hasta este preciso momento. Mientras pierdo mi último destello de consciencia y me entrego al destino, mis últimos pensamientos se dirigen a cualquiera de los 66 dioses que escuchó nuestras plegarias. “Gracias”.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.