Nuevo vibrador

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
5064 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

Que rico es que tu pareja comparta las fantasías y se pongan en práctica, pero que difícil es reconocer que somos perversos.

Una ocasión me dijo Vane, me gustaría probar un vibrador, lejos de sentirme ofendido o pensar que no la satisfacía, me encantó la idea. Lo conseguimos y hemos vivido grandes sesiones de sexo y erotismo que nos ha llevado a probar más modelos.

Uno de esos modelos es un vibrador de control remoto, el día que llegó por mensajería, estábamos al límite de excitación.

El día del estreno llegó quedamos como siempre encontrarnos cerca de la casa de sus padres, ella vive en otra ciudad y viene a ver a sus padres cada mes.

Subió al carro, traía una falda amplia y noté que traía una camiseta delgada y sin brasier, se notaban sus grandes pechos y sus pezones duros. Avanzamos un poco y metí mano debajo de su falda y sentí algo duro, sólo me dijo -lo traigo dentro- al tiempo que me dio el control remoto de su nuevo vibrador.

Llegamos al primer semáforo y apreté uno de los botones, el sobre salto no lo pudo disimular, al grado que los ocupantes de un colectivo de al lado voltearon a ver qué sucedía.

Manejaba despacio para poder apretar los botones de intensidad y tipo de vibración ella me volteaba a ver con los ojos a veces cerrados, a veces abiertos, a veces en blanco, solo me decía -ya cabrón, vas a hacer que grite-, no importaba nada, estábamos en el carro y tal vez alguien podría verla, pero sin imaginar lo que realmente sucedía en su vagina.

Así que decidí ponerle más emoción al momento que estábamos viviendo, la idea ser observada la traía rondando desde hacía tiempo, por lo que di la vuelta en la primera calle, había poca gente y de pronto venía un chico de unos 30 años de frente del lado derecho del carro. Me paré y le llamé con la excusa de preguntar por una calle, así que bajé la ventanilla del copiloto, se acercó a darme las indicaciones y Vane sudaba de la excitación y al darle las gracias le dije -amigo, estás de suerte, enséñale mi amor-, Vane subió su camiseta y le mostró esos hermosos pechos, el chico no pudo decir nada, se sonrojó por la sorpresa y nos despedimos.

La respiración de Vane era agitada, -llévame a la cama, ya no aguanto- yo tenía la verga dura y con ganas de meterla con fuerza a Vane, pero era nuestra oportunidad de poner en práctica nuestras fantasías, así que aproveché su excitación bajé el cierre de mi pantalón y le mostré mi verga dura y babeante, con su mano izquierda la agarró y sin más ni más me dio una buena mamada como si nunca me la hubiera dado.

Llegamos a una avenida principal guardé mi miembro y ella se acomodó sin imaginar lo que venía; más movimientos en el vibrador y ella seguía excitada, de pronto con sorpresa me dice -¿Pero, que vas a hacer?- cuando vio que entraba a una gasolinera, a propósito, las bombas quedaron de su lado, y el despachador se asomó del lado del copiloto, le pedí una cantidad que no recuerdo y al darnos la espalda un movimiento más al vibrador, y un sobre salto más, saqué el dinero para pagar y un billete para la propina que puse en los pechos de Vane.

Terminó la carga y se dirigió el despachador a la ventanilla de Vane, provoqué que estirara la mano para pagarle y le dije -hoy es tu día de suerte, toma tu propina-, y le muestro el billete en los pechos de Vane, con pena lo toma y roza las chichotas de Vane, ella solo cerró los ojos, agradeció y salimos directo al motel.

-Eres un cabrón, me vine frente al despachador y no pude gritar- llévame a la cama, quiero que me cojas.

Apenas entramos al motel, bajamos la puerta eléctrica y me montó en el carro, escurría su hermosa vagina, subimos a la habitación y seguimos jugando con su nuevo juguete y con los demás juguetes que hemos conseguido.

Recostados nos abrazamos y al oído nos dijimos, -estamos locos, pero que rica locura-.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed