Dónde quiera que estés...

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
416 visitas

Marcar como relato favorito

Mi alma te recuerda con tanto amor que jamás seré capaz de culparte de haber hecho algo mal. Me voy a echar la culpa mil veces, voy a defender tu recuerdo de mi racionalismo y voy a convencerme de que sólo yo me equivoqué.

Nada pudiste hacer mejor ni peor, sólo me amaste a cómo te lo permití e intentaste hasta donde pudiste. Si tú ya no lo haces, yo sí recordaré tal hazaña.

Pese al tiempo que ha pasado, yo te recuerdo de algún modo todos los días. No he podido dejarte ir del todo, me niego a hacerlo. Un amor como el que nos tuvimos no puede olvidarse nunca, fue uno de esos que crees que no existen, tan intenso que aun roto, sigue brillando dentro de mis recuerdos.

Hoy vives tu realidad ajeno a mí, lo haces desde hace mucho; en cambio yo te guardo y así será el resto de mi vida. Yo probablemente no siento nada más por ti, pero la huella que dejaste en mi vida es algo que nunca me abandonará. Los años van a pasarme por encima, voy a enamorarme, voy a amar a otro… pero siempre llevaré impregnada nuestra historia, no merece menos.

Dónde quiera que estés, sea lo que sea que estés haciendo, quiero que sepas que no te he olvidado.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed