DESCONOCIDOS

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
3783 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

Al abrir mis ojos pude sentir que no estaba solo en la cama, miré alrededor y me sentí tranquilo al saber que estaba en mi apartamento, aunque no tenía idea de cómo había llegado ni quienes estaban conmigo, la noche anterior la rumba se salió de control y el alcohol fluía y fluía.

Levanté un poco la sabana y me volví a tranquilizar viendo que eran 2 mujeres jóvenes, pero no tenía idea de quienes eran, alcance el control del tv, me volví a recostar y haciéndome el dormido lo prendí como si fuera una alarma, sentí como con el ruido se comenzaron a desperezar, cuando supe que estaban despiertas, abrí los ojos y les dije:

-Hola, como amanecieron

Había ropa de mujer en el piso de la habitación por lo que deduje que venían desnudas o en ropa interior

-Hola.

Respondieron con cara de pereza.

Una de ellas hizo cara de mimos y paso su pierna sobre mí, colocando su cabeza en mi pecho, la otra la imito y casi al unísono me agarraron las bolas comenzando a acariciarlas dulcemente;

Quien carajos serán estas viejas y a que se deberá tanta confianza, dije para mí.

Como pude alcance mi pantalón, revise billetera y celular, otra tranquilidad, todo estaba en su sitio, revise el celular para buscar una foto o conversación que me ayudara a recordar con quien estaba, vi algunas fotos y ahí estaban, habían estado junto a mi mesa en la discoteca en un grupo de unas 10 mujeres, parece que entre trago y baile habíamos quedado y venido conmigo al apartamento, ya empezaba a recordar, no sé si habíamos tenido sexo, pero ya que estaba en esa situación, pues ni modo, nada de arrepentimientos y a crear nuevos recuerdos.

Volví a levantar la sabana con más confianza y ahí estaban 2 hermosas morenas de abundante cabello negro, podía ver unas tetas pequeñas pero de buen tamaño y unos buenos culos que sobresalían, moví mis manos acariciando sus espaldas a lo que una de ellas reacciono y se metió bajo la sabana introduciendo mi verga en su boca, la otra subió y puso directamente y sin decir palabra su vagina totalmente depilada en mi boca, pude sentir un sabor a orín que se fue transformando en esa sustancia viscosa que tanto anhelamos, sus cañones raspaban mi barbilla pero yo seguí alternando por toda su húmeda raja entre su hoyo vaginal y su ojete mientras ella me agarraba por el pelo, desde mi vista se veían unas tetas firmes terminadas en un pezón erecto, la tenía por su cintura con mis manos y la ayudaba a marcar el ritmo, la que me la chupaba se incorporó y se puso a horcajadas sobre mí, metiéndose mi verga en su raja húmeda comenzando a saltar de forma desesperada, la que estaba en mi boca se giró y ahora su ano quedo en mi nariz, cogí sus nalgas con mis manos y seguí hundiendo mi lengua en sus huecos, no podía ver qué pasaba de mi pecho para abajo, pero por los gemidos debía ser algo muy excitante, en un momento sentí que los saltos eran más rápidos y fuertes hasta que escuche un grito y algo caliente que se derramaba en mi pene.

La que cabalgaba se tiró a mi lado en la cama con su respiración agitada aun, su amiga dejo mi boca y paso a ocupar el lugar de su amiga en esa misma posición, se metió mi verga la cual entro sin dificultad debido al abundante lubricante y mi saliva, comenzó a restregarse de adelante hacia atrás, en la habitación se podía sentir el olor a sexo y sudor, su amiga empezó a besar mi cuello, bajo a mi pecho y se concentró en morder y chupar mis tetillas, su amiga sudaba mientras cabalgaba en mi verga, decidí meterle un dedo en el culo, el cual en uno de sus movimiento entro hasta el nudillo, me sentía a punto de estallar cuando la que me mordía las tetillas se fue al final de la cama y acto seguido sentí como una lengua limpiaba mis bolas y la base de mi verga, supongo que también paso a lengüetear la vulva de su amiga ya que se incrementaron los gemidos y los movimientos que finalizaron con una presión de las paredes de su vagina sobre mi pene así como la tensión de su cuerpo que luego se relajó cayendo de espaldas sobre mi pecho con su respiración agitada, aun no me había venido y creo que su amiga lo entendió, así que sentí como saco el pene de la vagina de su amiga, le subió las piernas sobre sus muslos y acomodándose sobre mi se volvió a ensartar mi verga, así me encontraba, casi sin respirar por el peso de su amiga en mi pecho mientras la otra se movía salvajemente en mi verga, aun así, pudo más la arrechera, así que con mis manos masajeaba y apretaba el pezón de quien aplastaba mi pecho, subí mi pelvis en señal que iba a explotar mi leche en su matriz, ella lo entendió y acelero sus movimientos, apreté con más fuerza los pezones de su amiga y sentí como mi verga convulsionaba con cada chorro de leche que se estrellaba en su cuello uterino, los 3 soltamos un grito y la que me cabalgaba cayo recostada sobre el vientre de su amiga, otro peso que mi pecho debía soportar, bañados en sudor y con el olor a sexo impregnado en cada rincón de la habitación.

Al recuperar el aliento y las fuerzas nos levantamos, fuimos a ducharnos los 3 donde repetimos sesión de sexo, se vistieron, las acompañé a la puerta y salieron despidiéndose con un adiós, nunca supe sus nombres, tampoco los preguntamos, no se quiénes eran, nunca las volví a ver, pero me dieron una de las mejores sesiones de sexo de mi vida en un trio.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed