FIESTA FIN DE CURSO

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
5737 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

Habíamos acabado el curso y solo estábamos pendientes de los resultados de los exámenes finales. El grupo con el me relacionaba desde hacía tres años que empezamos juntos la carrera de filosofía. El día que las publicaron todos habíamos aprobado. En la facultad nos llamaban el grupo de los empollones, lo cual no era cierto, pero sí que íbamos a la facultad a estudiar y no a pasar el rato como hacían muchos.

Sobre la marcha decidimos hacer una fiesta para celebrarlo. Empezamos a dar ideas y la que más nos convenció fue la de Carlos. Se trataba de alquilar alguna finca cerca de Madrid si no pensábamos quedarnos a dormir, o una casa rural suficientemente grande para todos y nos quedábamos el fin de semana.

Optamos por celebrarla un día solamente porque había gente que no podía quedarse hasta el domingo por otros compromisos. Coincidimos en que debía tener piscina, era finales de junio y ya hacía calor. Lo siguiente fue ponernos de acuerdo en lo que necesitábamos y de que se encargaba cada uno.

Alquilamos una finca donde se celebraban capeas y ese fin de semana no iba a tener actividad. Quedamos con el propietario en que solo utilizaríamos la zona de la piscina y las barbacoas, nosotros nos encargábamos de la comida y la bebida y con esas premisas nos hicieron un buen precio.

Llegó el sábado y a las once de la mañana ya estábamos todos en la finca. Hicimos algunos juegos que ya habíamos pensado y para darle más aliciente decidimos que el ganador tuviera un premio elegido por los demás. Empezamos a jugar a la carta más alta y el que perdía se tenía que quitar una prenda de ropa. No tardaríamos mucho en quedarnos desnudos y como era verano no había problema por la temperatura.

Se quedaron todos en pelotas menos yo que conservaba el bañador puesto. La primera en ser eliminada por no tener prendas que quitarse fue Noelia. Como ganador tenía derecho a mí premio, aunque no sabía que sería. Se reunieron aparte y me dejaron solo para que fuera una sorpresa.

Cuando volvieron me dijeron que me quitara el bañador y me sentara en una silla. Me sujetaron los brazos detrás para que no los pudiera mover y me rodearon las chicas. Empezaron a restregarme los pechos por el cuerpo, incluso alguna me los puso en la cara y pude chuparlos cuando se retiró la tela del bañador para darme acceso directo.

Noelia se puso de espaldas a mí y acerco su culo a mi polla. Otra chica me la cogió y se la pasó por la raja del coño. Cuando se mojó y ya con el capullo dentro se sentó sobre mis piernas y la polla le entró entera. Empezó a subir y bajar mientras la otra chica le acariciaba el clítoris. Se corrió y se levantó sin esperar a que yo acabará y protesté.

Me soltaron las manos y me levanté cabreado. Ella era la que había perdido y se había corrido, yo era el ganador y me quedaba a dos velas. Se lo hice saber a todos y me negué a volver a jugar a cualquier otro juego. Para dar más consistencia a mis palabras empecé a masturbarme delante de todos.

Los demás coincidieron en que no era justo y que Noelia tenía que dejarse follar de nuevo en la postura que yo dijera por haberse retirado antes de tiempo. Me negué a follarme a Noelia y fue Carolina la que me dijo que, si quería, ella acababa de darme el premio con la condición de que no me corriera dentro. Acepté encantado, primero por haber despreciado a Noelia y segundo porque Carolina estaba buenísima.

Me preguntó como quería que se pusiera y la dije que se apoyara en una silla y pusiera con el culo en pompa. Deslizó su tanga por las largas piernas y cuando llegó a los pies se lo lanzó a los demás. Se colocó ofreciéndome el culo y sin pensarlo dos veces se la metí en el coño ya preparado a juzgar por lo mojada que estaba. Joder, como se movía.

Cuando estaba cerca de correrme la saqué con la intención de hacerlo en su espalda. En ese momento trajeron a Noelia sujeta entre tres y le arrimaron la cara al culo de Carolina. No me lo pensé y me corrí en su cara. Quiso apartarla hasta que notó el semen en sus labios y se incorporó lo suficiente para metérsela en la boca. No podía creérmelo, me acababa de follar a Carolina y me corría en la boca de Noelia que no dejaba de absorberme el capullo mientras le pasaba la lengua.

Aquello fue el detonante porque a partir de ahí empezaron a volar los bañadores y cada uno se apañaba con quien tenía más cerca. Me sorprendió la actitud de las chicas que no dudaron en morrearse entre ellas o comerse el coño.

Recuerdo a Toño dando por el culo a una compañera mientras otra la pasaba la lengua por el clítoris y cuando fue a correrse lo hizo en la boca abierta de la que chupaba. Una vez vaciado volvió al clítoris de la otra se corrió y al acabar se meó en su cara, lejos de retirarse siguió chupando.

Fue una lástima no haber alquilado la finca para el fin de semana. Aun así, la fiesta fue inolvidable, solo había que ver las caras de todos.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed