Que Casualidad!

Por
Enviado el , clasificado en Intriga / suspense
310 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Libros de narrativa y ficción - Consulta las novelas y libros de narrativa (novelas) más populares de Amazon

Era jueves en la noche, se habían reunido dos compadres a hacer una carne asada, nomás para darse el gusto y platicar como habitualmente lo hacían, esa ocasión salió a colación el tema de que Homero, sí aquel Homero, había comprado un tráiler y una caja cerrada nuevos, para hacer fletes, pero que necesitaba sacarle placas y los permisos necesarios para poder usarlo, sin eso no puede moverse el camión, porque en la carretera inmediatamente te detendrían los policías por la falta de placas y permisos, ¿para que arriesgarse?. El camión y el remolque estaban nuevos, no tenía por qué haber problema para obtener los papeles necesarios.
Le dice Homero a Leonel, he sufrido toda una odisea para obtener los documentos, fui a la secretaria de transporte que es donde los debo tramitar, hay una persona muy amable que me dijo cuáles son los requisitos que debo cumplir, y sí, estoy de acuerdo que eso son los necesarios, los recabé todos, pero a la hora de presentarlos siempre hay algo mal. Que si la copia de la factura no salió completa, que si el comprobante de domicilio tiene mal el código postal, que si el seguro no tiene la cobertura adecuada, que el representante no tiene poder para hacer el trámite, total siempre hay algo por lo cual no me pueden dar los permisos y el camión sin usarse porque no tiene papeles. No sé si ofrecerle un moche para que todo salga perfecto, pero como nunca había tenido camiones y no sé cómo va a reaccionar esta persona con el ofrecimiento, no me atrevo, es el único lugar en donde puedo tramitar estos papeles. Leonel le dice, mira yo conozco a una persona que tiene camiones, déjame preguntarle cómo le ha hecho para tramitar sus papeles y te dijo que me comentó. Homero le contesta te lo agradecería mucho, porque yo me siento desesperado, llevo tres meses sin lograrlo. Leonel le dice, ¿cómo dices que se llama la persona encargada de la secretaria de transportes? Homero le contesta, Sara Oyervidez creo, es muy amable pero muy cabrona porque no cede nada. Siguieron la carne asada platicando de muchos temas más que les pasaban a ambos.
El miércoles en la mañana de la semana siguiente, Homero le habla al celular a Leonel con voz apresurada, ¿oíste en el noticiero de la mañana lo que paso? No, le contesta Leonel ¿qué paso?, Homero le dice: que encontraron muerta a la tal Sara Oyervides, y Leonel con un tono de burla le pregunta ¿No has de haber sido tu verdad? No para nada, pero te hablo porque ya ves que estuvimos platicando de ella y que no sabíamos si ofrecerle un moche o no para que salieran los papeles, pues yo creo que si recibía moches y muchos porque en el noticiero dicen que encontraron más de 9 millones de pesos en efectivo en su casa, no creo que con su sueldo de funcionaria pudiera juntar esa cantidad de dinero, Leonel con voz de interesado le pregunta ¿qué más dijeron? Pues que vivía sola y que tenía unas personas contratadas para el mantenimiento de su casa cada martes, que al entrar a la casa porque tenían llaves, se les hizo muy raro que a esas horas de la mañana no se hubiera levantado la patrona, así que fueron a checar y la encontraron en su recamara apuñalada en el pecho , en el mero corazón, no creen que fue suicidio, más bien asesinato, pero lo que si descubrió la policía al checar la casa fue el dinero que tenía escondido en la parte de abajo del horno de la cocina, imagínate que alguien lo hubiera prendido sin saber, sería el platillo más caro del mundo. Leonel le pregunta ¿y por donde vivía para saber no vayan andar los asesinos por acá? Homero le contesta, no, que vivía en un fraccionamiento por el norte de la ciudad, hasta eso su casa se ve pequeña en las imágenes, ¿como para que contratar a dos personas de planta para una casa de tamaño normal?. Leonel dice: pues cuando te sobra el dinero puedes darte esos lujos. Se despidieron y quedaron en reunirse de nuevo para seguir la plática.
Quince días después, se vuelven a reunir Homero y Leonel, lo primero que platicaron fue lo de la funcionaria de la secretaria de transportes, Homero le dijo pues no me lo vas a creer pero pude sacar los papeles al camión y al remolque, andan trabajando muy bien desde hace una semana, Leonel lo felicita y le contesta entonces sí era ella la de todo el problema, pues sí porque fíjate que fui a hacer los trámites y tenían un moño negro en la puerta de las oficinas, pero yo no quise ni comentar nada, como que no sabía nada de lo sucedido, presente mis papeles, los mismos que me habían rechazado una y otra vez, los revisaron, me dieron la boleta para ir a pagar al banco los derechos correspondientes, fui, pagué y regrese para que me dieran mis papeles y mis placas, me los dieron, y no lo podía creer que lo había logrado, salí feliz. Leonel  pero que casualidad que platicamos de ella, el jueves y para el martes aparece muerta…, para mí, compadre tú eres el principal sospechoso. Y suelta la carcajada, pero ¿cuéntame más de lo de la señora? Pues nada, el caso no se ha resuelto, ya sabes cómo es la policía para las investigaciones, primero decían que era un suicidio, pero con un cuchillo como que no, luego que era un robo, pero no faltaba nada en la casa, el dinero estaba escondido, luego por el monto del dinero, que estaba con el narcotráfico, en eso interrumpe Leonel a Homero y le dice pues como yo creo que realmente eran de los moches, porque si llegué a presentarle a mi amigo que también tiene camiones por ella, y él me dijo que sí le dieras moche pero no chiquito, sino como 5 veces el valor del trámite que ibas a realizar, entonces nomas imagínate cuanto recibía por fuera, pero ya no salió nada en la prensa porque no les conviene a los de más arriba que se sepa el grado de corrupción de esto, mejor, aunque quede sin resolver el caso para no tocar a algún poderoso. ¿Entonces eso te dijeron? Homero le pregunta abriendo mucho los ojos, capaz también por eso la mataron. Siguieron sacando conjeturas toda la reunión sobre el quien, cómo, dónde, y mientras más le daban vueltas, más miedito les entraba.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed