Muerte

Por
Enviado el , clasificado en Poesía
381 visitas

Marcar como relato favorito

Carroña 

para las devoradoras  fauces 

de la nada.

 

Estiércol 

que hiede 

vida putrida hirviente.

 

Maldita maldición 

de los cien mil males maléficos 

 

No me dejes en paz...

Asesiname otra vez!

 

Que te dejaré gravida 

de lo que será tu alimento sepulcral.

 

Madre hija y esposa del mismo 

Crucificado!

Que todo tiempo tiene su muerte 

y vuelve a comenzar.

 

 

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed