E t i c a

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
244 visitas

Marcar como relato favorito

El cristianismo perdona las ofensas y maldades del prójimo, pero también las suyas propias pues debe amar al prójimo como a sí mismo.

Si no puede uno perdonarse a sí mismo 

como podría perdonar a los demás?

Y una justicia ciega, sin misericordia, impediría la

conversión y rehabilitación reparadora del culpable.

Esto es una simple doxa, una opinión, y creo que debemos salir ya de la dialéctica de víctimas y victimarios. Que ha sido tan característica del cristianismo decimonónico, y tan renuente a la apertura que lo salvaría de si mismo.

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed