Filomena y Don Covid

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
170 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Ficción romántica (top ventas) - Los libros más vendidos del momento de ficción romántica.

¡Qué pareja!

Dos enamorados sin saber siquiera que se iban a encontrar nunca.

No eran los más bonitos del mundo. Incluso mucha gente ya los odiaba. Pero ahí llegaron, a pesar de todo.

Los más confiados al verlos, dijeron que todo iría mejor. Pero ellos haciendo caso omiso, pasaron su corta vida llenando al personal con cafés cargados de decepciones y por supuesto alegrías para otros tantos.

Nombre de mujer mayor, Filomena. Ni los más antiguos la recordaban tan fuerte. En el fondo es una niña bonita que hace salir al sol, y si no mira como brilla hoy.

El otro, nombre raro, pero en los pequeños círculos le llamaban Don Covid. Este realmente no era el más querido, aunque también hizo obligarnos a tomar buenos hábitos de higiene. Y mira, pues igual no es tan malo. Todos hemos tomado un bus o un metro en verano…

Pues llegó ese día y cruzaron sus caminos. Ni fuerzas políticas ni ninguna sociedad consiguió tanto como ellos. Allí estaban juntando sus labios sin la mascarilla de rigor.

Personas azotadas por ese señor que les ha jodido durante meses, ahora de repente, esbozan sonrisas gracias a ella. Ciudades blancas, iluminadas por ese color cándido que nos ha hecho parecer que todo va bien.

Gracias a él nos querían confinar, y nosotros haciéndonos los locos. Pues ella, terca como una mula, nos obligó a ello, no sin antes volver locos a influencers desnudos en la nieve, y a punto de conseguir gratis una cistitis.

Sabemos que será pasajero, pero este romance ha sido lo más bonito que nos han dado en un año de horrores, virus, desamores y gel hidroalcohólico.

Como cualquier amor siempre hay daños colaterales, y los de estos dos, dan para libro. Mejor dicho enciclopedias. Y a pesar todo, aunque pensemos que hay cosas imposibles, también lo va a ser olvidaros, pareja.

Gracias Filomena por alegrarnos un poquito nuestras vidas y cargar nuestro carrete fotográfico hasta la saciedad. Al otro ni agua, así que corred malditos, que en nada os empezamos a odiar un poco más.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed