El primer crucero

Por
Enviado el , clasificado en Humor
408 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Libros de narrativa y ficción - Consulta las novelas y libros de narrativa (novelas) más populares de Amazon

¿ERES UN ANIMAL?

TE ANIMO A VIVIR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE

LA COMPAÑIA «NOE´S ARK» TE OFRECE UN VIAJE A…LA DERIVA

DURACIÓN  INDETERMINADA

SE PUEDEN HACER MUCHOS AMIGOS, SI NO SE TE COMEN

NO ÉH NINGUNA BROMA….

SOLICITA TU BILLETE ANTES DEL DILUVIO

SE RUEGA ESTAR DIEZ DÍAS ANTES PARA EL EMBARQUE

¡AH! Y NO OLVIDES VENIR CON TU PAREJA

 

 

Solo llevaban tres días en el arca cuando los primeros inquilinos  empezaron a manifestar sus quejas.

El león se lamentaba de que en el hotel flotante no hubiera servicio de peluquería. ¿Cómo pretendían que el rey de la selva volviera a tierra con sus melenas sin adecentar?

El pequeño servicio de guardería no daba abasto. Multitud de minúsculos roedores empezaron a invadir cualquier espacio. Cada vez había más y más y más….

Algunos se quejaban de las jirafas. Con el vaivén del oleaje,  varias se habían mareado y regurgitaban desde una altura de cinco metros sobre todo animal que se hallara a su alrededor. ¡Qué olor!

El dragón estaba ya muy «quemado» del forzoso encierro y cuando tuvo  la menor ocasión se escapó volando. La dragona, al saber de la huida de su pareja, se quedó de piedra y  desde entonces la tradición ha querido que, en muchos templos cristianos, se evoque la sorpresa de la dragona tras la fuga del macho. Cosa que, por cierto, supuso la extinción de la especie.

Desde la suite de los pingüinos se solicitaba hielo continuamente para la bañera, sin embargo a la habitación vecina, donde estaban las mofetas, no acudía el servicio de habitaciones bajo ningún concepto.

La osa polar exigía una esteticista para que le maquillara en negro los ojos y las orejas como las que llevaba esa osita oriental tan mona.

Pero lo que más protestas produjo fue el asunto de la intendencia. Los carnívoros olían la presencia de las cebras, ñus y gacelas, pero tenían que contentarse con unos trozos de carne seca o pescado, siempre pescado. Cuando el avestruz hembra ponía un huevo, la situación se paliaba en parte, pero pronto se reiniciaban las reclamaciones. Los cuervos demandaban carroña  podrida de calidad. Con tanto animal comiendo y deponiendo, la única disfrutaba del abundante menú era la mosca.

Menos mal que no hubo que cargar con la ballena, teniendo en cuenta que habría que subir a bordo dos de ellas…


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed