Mi primera experiencia 1 (gay)

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
2605 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Lesbianvideos.co - Videos a diario de relaciones íntimas entre mujeres

Desde hace tiempo Álvaro estaba muy cariñoso conmigo y a mi Álvaro me tenía loco.
Soñaba con que me invitara a su casa y comerle la boca hasta el amanecer.

Fue un sábado en pleno agosto, Álvaro y yo estábamos en el mismo grupo de amigos, habíamos quedado todos.

Eran ya las 10 de la noche y acabamos todos sentados en un banco. En el banco no quedaba sitio para mí y Álvaro me ofreció que me sentara encima de él (siempre nos sentábamos unos encima de otros cuando no teníamos hueco, pero esta vez fue diferente).

Llevaba sentado encima de Álvaro 3 minutos y noté como su polla empezaba a aumentar su tamaño, yo notaba como su pene estaba justo debajo de mi trasero, notaba como su miembro estaba totalmente duro.

-¿Vamos a mi casa?-me pregunto Álvaro por un mensaje de wassap.

-¿Para qué? - le respondí en el mensaje de wassap para ver que me decía.

-Me tienes loco - respondió.

(Todos los demás estaban hablando de sus cosas y no se daban ni cuenta.)

-Ya noto como tienes la estaca - respondí yo.

-Di que te vas ya y yo diré lo mismo, tu vete por esa calle y yo por esta y nos reencontramos delante- decía su último mensaje 

Seguidamente les anunciamos a los demás amigos que nos íbamos.

-----------

10 minutos más tarde ya estábamos en su casa (que sus padres estaban de viaje).

Fue entrar y que él se lanzara y empezara a comerme la boca con pasión, a lo que yo respondí cogiéndole del culo.

-Vamos a mi cama - dijo Álvaro.

Nos sentamos en su cama y empezamos a besarnos. A los 5 minutos de estar besándonos, él se sentó encima mía a lo que mi rabo respondió con una gran erección.

El empezó a mover su cadera sobre mi pene lo que hizo que me pusiera como una moto, a continuación, me acosté en la cama y el encima mía seguía besándome.

A los 3 minutos me quitó la camiseta y empezó a besarme el pecho hasta que bajo hasta la cadera. Cuando ya no había más que besar me bajo los pantalones y mi pene de unos 19 centímetros salió disparado hacia su cara.

Empezó a chupar el tronco y se la metió en la boca, iba subiendo y bajando, subiendo y bajando, lo que hacía que yo gimiera y me retorciera del gusto.

Siguió y se la metió entera en la boca y cada vez aumentaba más el ritmo, mis huevos estaban cargados.

-Me voy a correr -le dije.

-Córrete en mi boca -me dijo.

A lo que él me la chupo más fuerte, lo que hizo que yo me corriera soltándole 4 chorros de leche en su boca y él se lo trago todo.

Me recuperé, me levanté y le desnudé sin dejarle decir palabra y su polla dura como una roca salió disparada, una polla de unos 18 centímetros, y comencé a chupársela sin parar, a lo que él empezó a follarme la boca. El daba envestidas con su cadera, yo le agarraba del culo y se lo apretaba.

A los 5 minutos dejó de follarme la boca y yo seguí chupándosela y cada vez le pajeaba más fuerte. Hasta que se corrió en toda mi cara.

-Vámonos a dormir pollón - dijo Álvaro.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed