PREMIO PARA MANUEL

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
1737 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Lesbianvideos.co - Videos a diario de relaciones íntimas entre mujeres

Estaba en casa de Javi, mi novio, un piso compartido con Manuel, compañero de trabajo.

Javi me había estado ayudando a preparar mi tesis de fin de carrera, es ingeniero y le conocí siendo mi profesor en clase de mecánica aplicada. No se dedica a la enseñanza, aunque colaboraba con la universidad cuando requerían sus necesitan. Desde el primer día nos fijamos uno en otro y dos semanas más tarde empezamos a salir y a acostarnos.

Ese día estábamos solos y yo estaba agotada de estudiar. Me propuso irnos un rato a la cama para que me relajara un poco y después seguiríamos con mi proyecto. De di un beso y le dije que me encantaba la idea. Me levanté, le cogí de la mano y me lo llevé a su dormitorio.

Estábamos ya desnudos y en los preliminares cuando entró Manuel a la habitación sin llamar y al vernos se disculpó, venía eufórico diciendo que lo había conseguido y que sentía habernos interrumpido, pero necesitaba contárselo a Javi.

En ese momento yo estaba tumbada y Javi de rodillas a mi lado. Me pasaba el dedo por el pubis mientras yo jugaba con la lengua en su capullo. Javi le dijo que nos dejara solos y en un rato estábamos con él y nos lo contaba después de echar un polvo.

Manuel insistió en contárnoslo a pesar de estar echándole de la habitación, a veces es como un crío grande. Como no le hacíamos caso, dijo que se esperaba allí delante a que acabáramos. Javi le dijo que él mismo y empezó a acariciarme de nuevo entre las piernas. Yo no dije nada, era la primera vez que me veía en una situación semejante y si a mi novio no le importaba pues adelante.

Pensé para mí que habría hecho si en vez de un amigo de Javi, fuera una amiga mía. Ni de coña me iba a follar a mi novio delante de ella, no fuera a ser que se entusiasmara y luego quisiera probarlo.

Pensé que mi novio quería acelerar la cosa porque se puso arrodillado entre mis piernas y me penetró. Manuel estaba sentado en la cama y preguntó si podía tocarme cuando ya me estaba acariciando un pecho. Javi me miró preguntándome si me importaba, yo me encogí de hombros. Era su novia, el sabría lo que hacía y a mí no me disgustaba la situación porque estábamos juntos.

Cuando Javi empezó a follarme, Manuel, ya desnudo, se recostó a mi lado y me besó un pecho. Como ninguno le dijimos nada sacó la lengua y empezó a chuparlo. Al poco me lo estaba mordiendo y a mí me estaban poniendo a cien entre los dos.

Me corrí una vez y conseguí que no se dieran cuenta para que no pararan. Cuando Javi me la sacó y me la metió en la boca le dijo a Manuel que hiciera algo en vez de estar ahí chupando una teta. Se acomodó entre mis piernas y se puso a chuparme. Coincidió mi orgasmo con el de Javi y no fui capaz de escupir su corrida, no me gusta tragármelo, pero no tuve más remedio y esa vez no me importó.

Manuel se colocó con las rodillas pegadas a mis axilas y puso la polla entre mis pechos. Yo los apreté entorno a la polla y empezó a masturbarse con ellas. Javi le dijo que no se le ocurriera correrse en mi cara y el obediente lo hizo sobre los pechos y el cuello. Nos incorporamos y me limpié con la camiseta de Javi.

Le dijo a Manuel que le contara lo que le tenía tan alterado y este emocionado nos dijo que le habían seleccionado para un trabajo en otra empresa, con mejores condiciones y sobre todo más sueldo. Le atosigamos a preguntas y nos pasamos una hora hablando del tema mientras nos tomábamos una cerveza y seguíamos en pelotas sobre la cama.

Javi estaba igual de contento que si el trabajo se lo hubieran dado a él y dijo que se merecía un premio y nosotros se lo íbamos a dar. Le dijo que me chupara un pecho mientras él lo hacía en el otro. Era la primera vez que me los chupaban dos tíos al mismo tiempo y la sensación era deliciosa, más allá de la novedad.

Me pusieron de rodillas y mientras uno me chupaba el pubis el otro hacía lo propio en la entrada del ano. No tardaron en meterme los dedos y yo sin saber quién hacía que y donde porque tenía los ojos cerrados. Cuando me quise dar cuenta estaba medio tumbada sobre uno de ellos con su polla en el coño y la del otro en el culo. No recuerdo cuando me colocaron para penetrarme los dos al tiempo, me sentí llena y a punto para correrme. Lo hice de nuevo cuando sentí el semen de uno dentro del recto. El otro tardó un poco más en correrse y también lo hizo dentro.

Me marché al baño a limpiarme porque me chorreaba el semen por las piernas. Les pregunté quién me había follado por delante y quién por detrás, sin obtener respuesta. Era solo curiosidad porque a me daba lo mismo y había disfrutado. Fue nuestro regalo para Manuel para celebrar su nuevo trabajo y eso era lo importante.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed