Nunca confies en nadie

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
131 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Deviajeros.es - La página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

Nunca confíes en nadie.

No me gustaba ir a vivir a la casa de mi abuela, olía a viejo y siempre estaba silenciosa. La abuela siempre estaba con la vista fija en la pared, no hablaba o dormía muchas horas. Mis padres no me dejaban que me acercara para no molestarla.

Un día estaba jugando con un autito, se cayó y fue hacia el  sillón donde estaba la abuela sentada, lentamente me acerque con temor, cuando me agache para tomar mi juguete sentí una mano que acariciaba mi cabello, la de  mi abuela. Desde ese día, me sentaba junto  ella cuando mis padres no estaban y le leia.Ella seguía inmóvil en su sillón, se asustaba mucho cuando mi padre entraba  al cuarto y cerraba la puerta…Yo observaba, escondido detrás se la escalera.

Mis padres habían salido y me dirigí a su cuarto, ella me miro y me pidió que cambie las pastillas de frasco, lo hice, la abuela comenzó a mejorar, era otra persona, conversaba jugaba conmigo y se sentía cada vez mejor.

De pronto aparecía mi padre y quedaba inmóvil nuevamente…Cuando ya estaba totalmente recuperada, me pidió que la desate, pues mis padres la tenían atada al sillón y la iban envenenando de a poco, para no levantar sospechas, querían matarla para recibir su herencia. Lo que no sabía, era que yo había los había escuchado hablar  de sus planes.Yo tenía 12 años, pero sabía que era una herencia. Me prometió que que si yo ponía un polvo en las copas de mis padres, la herencia seria toda para mí.  Y lo hice, no iba a despreciar la herencia…

Mis padres se durmieron profundamente y la abuela llamo a la policía, entraron a la casa y vieron las marcas de las cuerdas en los brazos y las medicinas con las cuales la estaban envenenando.Mis padres fueron presos por muchos años, yo me quede con la abuela, nos mudamos a Miami, ella tenía mucho dinero, asi que compro una hermosa casa, pero no lo recibiría hasta su muerte.

Cuando llegue a la mayoría de edad, ya era hora de recibir el dinero de la abuela…Así que esa noche tendría un accidente…


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed