La Cabaña

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
6630 visitas

Marcar como relato favorito

El viaje fue rápido. Vicky y sus amigas se disponían a pasar un fin de semana de chicas en su cabaña que quedaba a solo una hora de la ciudad, por lo que era el plan perfecto para pasar un buen fin de semana.

Era sábado, las chicas estaban pasando una tarde muy amena; cuando de repente, el timbre sonó de manera estrepitosa, haciendo que todas se sobresaltaran. Vicky se dirigió de inmediato a la puerta; pero al percatarse que era Alejandro, sintió cómo su corazón se aceleraba y sin dudarlo le abrió; el cruce de miradas entre ambos fue inminente, se tenían ganas desde hace un tiempo; entonces; ella le dijo exclamada ¡Qué haces aquí! a lo que él respondió “necesito hablar con Susie”. Ambos entraron y Vicky se acercó a donde su amiga Susie y le dijo “tu hermano está aquí y te necesita”. Al rato, Susie le informó que había ocurrido un percance con Alejandro y que necesitaba pasar la noche en la cabaña; Vicky no tuvo inconveniente y asintió.

Las horas transcurrían; las chicas hacían cosas de chicas. Vicky y Alejandro mantenían un lenguaje secreto de miradas, desapercibido para sus amigas. En eso, ella le lanza una mirada intensa pero fugaz, como ordenándole que la siguiera, al tiempo que se dirigía hacia la cocina por más golosinas. Él sin dudarlo y en un intento de disimulo, se dirigió tras ella. Entonces, ella lo besó, chupándole el labio inferior; sus respiraciones se entrecortaron un poco y él le dijo entre susurros al oído “te deseo”; ella se mordió el labio inferior mirándolo sexualmente y le dijo “te veo esta noche” y salió apresuradamente hacía donde sus amigas.

La noche llegó. Alejandro se fue a su habitación y al cerrar la puerta, se sorprendió al ver que Vicky lo estaba esperando con una pequeña bata de seda, completamente desnuda, recostada sobre la cama. Él quedó idiotizado, no se lo esperaba; esa mujer lo excitaba demasiado y al verla con ese atuendo, su erección fue inmediata. Vicky se levantó de la cama y se dirigió hacia él. Él estaba en shock, admirando como ella se le acercaba con su vaivén de caderas y sus grandes y sensuales tetas que brincaban a cada paso. Ella lo miró morbosamente y empezó a desabotonarle la camisa; él se le abalanzó, besándola con locura, estrujaba sus senos y agarraba sus nalgas con morbo. Ella le desabrochó el pantalón e  introdujo sus manos agarrando su pene; empezó a acariciárselo. Él se deslizó hacia su cuello besándola y lamiéndola salvajemente; ella empezó a jadear, le seguía manoseando el pene. Entonces, ella se apoyó sobre sus rodillas, le bajó el pantalón y la semental y erecta verga de Alejandro rebotó; ella la sujeto y se la llevó a la boca de forma bestial; él jadeo y la sujeto del cabello; ella le estaba mamando la verga exquisitamente, el sentir como su verga entraba y salía de la boca de Vicky lo enloquecía. Ella empezó a subir, besando y lamiendo su abdomen y su pecho, él sentía como su verga hervía de deseo; entonces; le quitó la bata y la tiró sobre la cama; ella estaba chorreando de placer. Abrió sus muslos y lo llamó con la mirada; él se deleitó al ver lo empapada que ella estaba, llevó sus dedos a su jugoso coño y empezó a masturbarla suavemente. Volvió a besarla apasionadamente. Se mordían los labios y sus alientos se hacían uno solo. Entonces, el volvió a descender por su cuello hasta llegar a sus deliciosas tetas. Se posó sobre uno de sus pezones y empezó a succionarlo. Ella gemía suavemente. Ahora él chupaba y mordía su otro pezón; le chupo y mordió los pezones con tanto morbo que ella se arqueaba pidiéndole más. Descendió por su estómago con besos mojados hasta llegar a su jugoso y chorreado coño; se sumergió en ella, su lengua ascendía y descendía exquisitamente. Ella gemía desaforada, entonces, él la sujetó de la cintura, levantándola ligeramente y apoyando sus muslos en sus hombros; ahí; empezó a lamer su clítoris morbosamente, haciéndola gemir más y más. Ella se arqueaba, con una mano se aferraba a las sabanas y con la otra se aferraba a la cabeza de él, como diciéndole que no se detuviera. La hizo estallar en dos ocasiones por unos cuantos segundos. Él se sació en su coño. Ahora la iba a penetrar, estaba listo para hacerlo y a ella le urgía que lo hiciera.

La apoyo de espalda sobre el gran ventanal de vidrio que había en la habitación y que daba justo al jardín de la cabaña. La penetró, se introdujo en ella, abierta y mojada para él. El vidrío se empañaba y ambos gemían. Solo se oían los golpes chapoteantes de la verga de él resbalándose en el mojado coño de ella. La follaba con furia, de forma atroz, le besaba y lamía el cuello mientras la penetraba; ella le susurraba “más…más…ahhs”, provocando que él la penetrara con mas furia. Entonces, la volteó, dejándola de espalda hacía él, le acarició y beso la espalda, le estrujo y palmoteo sus ricas nalgas y la penetró en esa posición. Chupó su oreja e inhaló el olor de su cabello, al tiempo que la sujetaba del mismo haciéndole una cola con su mano. Las grandes tetas de Vicky y todo su abdomen estaban fuertemente recargados al ventanal. Ella se apoyaba en sus antebrazos y manos, mientras él le partía el coño. Ambos jadeaban extasiados. Él la halaba del cabello, ocasionando que ella arqueara su espalda profundamente, trayéndola hacia él para besarla y nuevamente recargarla al ventanal. La penetración se hizo más intensa y el gemido más agudo, se estaban chorreando el uno en otro. La luna llena que los alumbraba era testigo de sus orgasmos majestuosos.

De repente, todo quedó en silencio, solo se escuchaban las respiraciones entrecortadas de ambos. Se desplomaron sobre la cama deleitando el gran ventanal empañado de sexo que los había visto follar y  la naturaleza y el cielo estrellado que habían sido testigos de tan extraordinaria faena. 

SI QUIERES DISFRUTAR DE ESTE RELATO CON AUDIO, ABRE EL SIGUIENTE LINK https://krencurls.wixsite.com/erotico/post/la-cabana

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed