Tarde en el pantano.4ª parte.

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
3429 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Lesbianvideos.co - Videos a diario de relaciones íntimas entre mujeres

Inés por su parte ha decidido anticiparse a Cecilia y no quedarse la última, no está muy segura de lo que va a hacer, pero ante sus amigas, no quiere quedar como una pardilla.

Inés se quita la parte de arriba del biquini y muestra sus dos perfectas tetas, sí, son perfectas porque así las considera Alex, tienen un tamaño perfecto, son redondas y firmes, con unos pezones pequeños y una aureola pequeña y rosada.

Venga Alex, dame el aceite que con este sol, me quemo fijo, dijo Inés.

Por donde empiezo, ¿espalda o pecho? contesta Alex.

Por el pecho mejor, así no me quemo las tetas, dice Inés.

Alex comienza a extender el aceite por el pecho de Inés suavemente, les dedica bastante tiempo y se permite acariciar los pezones con suavidad, el hecho de hacerlo muy suave y con el aceite, hace que Inés comience a gemir de placer………..

Qué gusto Alex, que bien lo hacessss, dice Inés, me encanta!!!, vaya manos que tienes……. Se me ponen los pezones como piedras, sigue por favor…..

Inés está muy excitada, no estaba segura, pero al sentir las manos de Alex en su cuerpo, ha hecho que despierte la hembra que lleva dentro, no puede aguantar la excitación, es más , está deseando ser excitada, no quiere parar, quiere más………. Y Alex lo está consiguiendo, acaricia sus pechos con mucha ternura, se nota que él también está disfrutando, toma los pezones con las yemas de los dedos y los presiona suavemente…….. cada vez que hace esto, Inés deja escapar un pequeño gemido de placer, pasa la mano untada en aceite por todo el contorno de sus pechos arrancando pequeños espasmos en cada caricia.

Laura y Cecilia no quitan ojo de lo que ocurre a su alrededor, Laura está tumbada en su toalla y disfruta viendo a Alex en acción, además ella ya ha recibido sus atenciones, pero la que se encuentra totalmente excitada es Cecilia, que ve como sus amigas están recibiendo un masaje muy especial por parte de Alex. Esta última decide que cuando sea su turno” pondrá toda la carne en el asador”.

Mientras, Alex sigue a lo suyo, no deja ni un centímetro de piel de Inés sin tocar, aprovecha la ocasión y masajea sensualmente el cuerpo de Inés.

Date la vuelta Inés, le pide Alex.

Lo que tú quieras, cariño, después de este masaje te dejo hacer lo que quieras, contesta ella.

Alex coge más aceite y apartando con una mano el culote del biquini, comienza a masajear el culo de Inés………. Inés en cuanto nota la mano de Alex totalmente húmeda con el aceite, frotando su culo, empieza a mojar la tela del biquini por su parte delantera. Está totalmente excitada y su cuerpo responde a tanta excitación de forma natural, no puede contener ese torrente de flujos.

La cabeza de Inés no deja de dar vueltas a la situación, está totalmente en manos de Alex, se dejaría hacer cualquier cosa….., está deseando ser penetrada por él, no lo puede evitar, es tal el grado de excitación que ya no hay vuelta atrás………. Quiere tener sexo con su amigo y poco le importa que sus amigas estén allí, como si ellas se unen a la fiesta………le da igual, ella solo desea estar con él.

Alex no puede más………, tener a su amiga medio desnuda en sus manos es demasiado para él, si encima sus amigas colaboran a que su excitación aumente………. Su miembro ya está totalmente erecto y sus testículos le empiezan a doler, nunca hubiera pensado que esta situación se iba a dar, él solo con tres mujeres bellísimas en un apartado rincón y encima pidiéndole que hiciera de masajista. De su polla empieza a salir liquido pre seminal mojando todo el bañador, no se está corriendo, pero teme hacerlo si la situación continúa descontrolándose. Aún queda Cecilia y Alex no sabe qué va a pasar con ella, le pedirá lo mismo que sus amigas?

Solo pensar que después de masajear a su amiga Inés puede venir Cecilia a pedirle lo mismo hace que la polla de Alex de un respingo y vuelva a soltar más líquido, la licra del bañador está totalmente mojada y Alex empieza a pensar en las tetas de Cecilia, son las más grandes, pero están firmes y redondas.

Alex se centra en el culo de Inés y continúa con el masaje, los labios se ajustan al biquini y muestran la rajita totalmente mojada, en ese momento se da cuenta de que Inés también está excitada y muy húmeda.

Alex decide terminar con Inés y sopesa dos opciones: se va al agua y se baña para que se le baje el calentón o bien se va a un lugar un poco apartado a masturbarse. Lo que está claro es que algo tiene que hacer, si continúa así, se correrá sin remedio delante de sus amigas.

Inés ya he terminado, dije yo

Ya………? Con lo bien que estaba, muchas gracias, eres un encanto, dijo ella.

Inés se fue a su toalla y quedo tendida tomando el sol junto a Laura y rápidamente sin dejarme tiempo a reaccionar, Cecilia llamó mi atención:

Alex, por favor ya solo te quedo yo, te importaría? Dijo Cecilia.

No claro, contesté yo, sabiendo lo que iba a ocurrir

Estaba claro que no podría aguantar otro masaje a una belleza como Cecilia, solo pensarlo me producía un escalofrío, era consciente que me correría de gusto al masajear las tremendas tetas de Cecilia, pensaba en sus labios tan sensuales y en cómo podría hacerme una mamada hasta hacerme eyacular en su boca, seguro que no dejaría escapar ni una gota y se tragaría todo mi semen.

Cecilia estaba tremenda, con un biquini blanco que se ajustaba como un guante, la parte de arriba apenas podía contener esas impresionantes tetas, para ser naturales no estaban pero que nada mal…………. Desafiaban a la gravedad, se mantenían firmes a pesar de su tamaño.

Cecilia se desató la parte de arriba del biquini y se puso boca abajo y comencé a aplicar el aceite sobre su espalda, lo hacía suavemente y a cada caricia de mis manos, Cecilia respondía con un movimiento involuntario, se notaba que le estaba gustando. Yo seguía soltando líquido y mojándome cada vez más, ya que, veía el perfecto culo de Cecilia, tan redondo y de apariencia firme y trabajado y a mi mente llegaban imágenes de cómo sería penetrarlo y como me gustaría correrme dentro de él.

Pero la sorpresa fue mayúscula cuando Cecilia me dijo:

Espera Alex, voy a quitarme la braguita del biquini para que no me manches, hoy he decidido tomar el sol desnuda, espero que no te importe.

No me importa Cecilia, es más siempre es agradable ver a una mujer hermosa desnuda, dije yo.

Cecilia había decidido dar un paso más allá y ante sus amigas lanzó un órdago, tomaría el sol desnuda, sería la última en recibir las atenciones de Alex pero estaba decidida a disfrutar más que ellas del masaje.

continuara.........

**********

Me gustaría recibir mensajes/criticas.......necesito saber opinión de los lectores.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed