La mejor noche con Vanesa ..

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
3784 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

Como todos los lunes en la compañía, de regreso a la oficina mi hermano Jhon y yo íbamos charlando y riéndonos del día tan cagado que tuvimos...


Eran ya las 7 pm y estábamos en la oficina esperando que lleguen los demás para poder cuadrar caja y salir pronto, pero como era de costumbre que el ambiente fuera (digamos relajante), siempre estaba Alison con su música poniéndonos a todos en fiesta, ya era hora de que todos estén llegando cuando las chicas del grupo B aparecieron.

Jaja era lo que realmente Jhon y yo estábamos esperando, ver a las chicas del grupo B, era costumbre de ellas llegar con energía y ponerse a bailar; sabíamos bien que estábamos en el trabajo, pero nadie podía evitar entrar en confianza y calor y disfrutar de la buena música.

Cuando distraigo a Vanesa en el grupo.

Vanesa ufff Vanesa, piel canela, ojos claros y grandes, hermosa sonrisa, tal vez de 1.65 de estatura, pero quien no podría notar su presencia, siempre lleva sus jeans apretados y una blusa ligera, pero con escote, por mi mente siempre pasaba una que otra fantasía con ella, besar su boca, lamer sus senos, sentir su humedad, oler su hedor a sexo salvaje.

Era de estas noches que lo más cerca que podía tenerla era cuando bailábamos, cada roce de su cuerpo sobre mi miembro me estremeció y me excitaba, ella nunca se quedaba quieta y lograba rozar sus labios con los míos, pero está vez movimientos eran de seducción.

Sólo bailo para mi sin que el resto se diera cuenta, rozaba con ganas mi paquete contra sus buenas nalgas, arqueaba su espalda como si el deseo la dominará, la mía y mordida sus labios al verme mientras pasaba su mando por mi pecho.

Me tenía loco y tan duro que quería arrancarle la ropa y ponerla a mi placer.

 

Se acabó el día y ya debíamos salir al recorrido que nos llevaba a esa hora, Vanesa se había sentado al lado del chofer y yo estaba en la última fila, estaba cansado y con sueño, pero no podía dejar de desearla con la mirada y cada que podía la veía por el retrovisor y me la comía.

Llegamos a su casa (unos minutos antes me escribió diciendo que me baje con ella que quería hablar conmigo)

Claro!  - con gusto -  

Nos bajamos y esperamos a la puerta de su casa a que se fueran los demás, abrió la puerta y camino delante de mí meneando sus caderas y regresando a ver con picardía, no iba a dejar pasar esa oportunidad así que cerré la puerta y la tomé de la cintura trayendo la hacía a mí, gruño y suspiró.

Beso su cuello la muerdo y ella gime un poco, ya estaba tan excitado que ella lo notaba y se pegaba más a mi bulto, desbroce su blusa y quite su Bra, sus senos eran pequeños pero eran suaves, estaba excitada y sus pezones erectos me seducían, con mi mano izquierda apretaba su pezón y ella gemía más y más, mi mano derecha iba bajando por su abdomen, desbroce su pantalón y metí mis dedos debajo de sus bragas, estaba tan mojada que mis dedos entraban con facilidad en ella, rozaba las yemas de mis dedos por su vulva crecida, masturbaba su clítoris tan marcadamente mientras Vanesa gritaba y temblaba de placer, metía y sacaba mis dedos de su sexo y podía sentir crecer y crecer su humedad sentía tan caliente que quería penetrarla con fuerza y venirme con ella.

Gimió fuerte y calló al suelo conmigo dentro, ufff podía sentir cada chorro de su orgasmo, mojó su interior y su Jean ...

 

Continúa leyendo…


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed