Mi compañera de trabajo 4?

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
3464 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Lesbianvideos.co - Videos a diario de relaciones íntimas entre mujeres

Pues al haber dicho el sí solo quedaba a la espera de que llegara el tan mencionado día pero no me permití bajar la guardia pues al final todo pudiera ser un simple juego.

Mientras tanto seguíamos con nuestro juego tan sutil y provocativo a este punto ya estaba más que deseoso por tenerla entre mis brazos , pero a su vez también un poco pensativo por si realmente pasaría ya a esta altura de la historia sabía mi deseo hacía ella y no solo eso también el hecho de que me gustaba desde el primer día que la conocí la verdad no imaginé todo esto que pudiera pasar en menos de una semana sentía la adrenalina correr dentro de mí al imaginar la situación porque si pasaría de a deveras sin importar los daños colaterales solo ella y yo y nuestra sed saciante de un gran deseo mutuo ,pero a su vez alocado como nunca antes lo había hecho.

Los días posteriores se hicieron eternos solo pensando que pasaría después de eso ¿será que se vuela a repetir? La verdad era mucha la intriga, pero bueno solo era de esperar, mientras tanto solo era puro trabajo una rutina diaria pero alejado de ella sin poder seguir nuestro contexto.

Pero........

Ahí estábamos un sueño hecho realidad postrados en la cama ella como una gran diosa, era aún mucho mejor delo que me imaginaba con su pelo suelto llegándole hasta sus fantásticos pechos, unas piernas tan suaves y firmes pues les gustaba hacer ejercicio de ves en cuándo, una mirada tan penetrante de deseo que sin pensarlo estábamos ahí haciéndolo. Recuerdo venderle los ojos para que tuviera una idea de lo que iba hacer y a su vez amarrarla a la cama pues ya con anterioridad le había dicho que le haría cosas que tal vez no conocía o no le había hecho está vez era mi turno de darle lo que siempre esperaba.

Comencé dándole un par de besos combinando de pequeños mordisco desde su cuello pasando por su inmenso busto y culminado hasta su parte más íntima está siendo la última de mucha interacción y jugueteo de tal manera que ella empezó con una serie de gemidos de menor a mayor de tal manera que cada vez empezaba a lubricar más y más y yo saboreando ese fluido tan rico que emitía sin escatimar lo empezamos hacer de varias maneras y ritmos desde ir despacio ponerla a la orilla de la cama hasta ponerla boca abajo y dándole con mayor? intensidad eso son recalcar que sus gemidos iban y venían sin cesar.

Durante todo este proceso nunca dejé de admirar su hermoso cuerpo pues al final me encantaba tenía un agradable y placentero olor de piel un hermoso pelo y unos ricos labios eso sin contar de sus suaves manos que cuando interactúan con mi espalda desprendía un gran rasguño que para mí resultaba ser de lo más placentero era el mejor polvazo que había tenido con una mujer igual de activa que yo. Así estuvimos por algunas horas, disfrutamos del placer sin saber si habría más como el de este sus besos eran agresivos, pero a la vez suaves. Sería mucho exagerar, pero era el mejor día de mi vida...

"nunca imaginé encontrarte (siendo mi compañera de trabajo tan tranquila y buena onda conmigo alguien en quien confiar) en la persona que menos me imagine ojalá esté no sea la única vez que tú y yo estemos aquí deseo muchos más días de estos pero lo que deseo es más a ti" si era mucho mejor de lo que ambos nos imaginamos.

Al final del día cada quien de vuelta a su realidad con la esperanza de que vuelva a pasar una vez más para volvernos hacer uno mismo y dejarnos llevar por la pasión que vimos puede haber con fervor...


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed