EN BUSCA DE LA "LUZ" 3

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
164 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Ficción romántica (top ventas) - Los libros más vendidos del momento de ficción romántica.

Hubieron algunos encuentros más con aquella especial mujer hasta que no pude vivir sin ella, por tanto decidí dar un drástico cambio a mi vida; concretamente romper con mi familia, con mi mujer la cual como es de suponer cuando se enteró de que había otra dama de por medio puso el grito en el cielo; el vendaval  de su ira me azotó brutalmente en el rostro sin piedad alguna.

-¡Que decepción me has causado Tomás! ¡ Me has caído de arriba abajo! ¡Nunca, nunca hubiese creido que fueras tan desgraciado y tan falso! - me gritó con histrionismo, llevada por el despecho-.Pero no te saldrá bien esta jugada Tomás. Ahora, cuando esta chiquilla vea que eres un egoísta redomado, te dejará sin pensarlo dos veces, y te verás solo, completamente solo, porque yo ya no quiero saber nada más de ti. Esto que me has hecho no te lo perdonaré nunca y me las pagarás. ¡Ya lo creo que me las pagarás! - amenazó-. Y ahora vete, vete de esta casa. ¿Me oyes?

- Claro que me voy- respondí yo-. Pero no hagas comedia porque tú sabes muy bien que entre nosotros y no había nada. En realidad yo a ti jamás te importado gran cosa.

- ¡Esto no es verdad!

- Oh, ¿qué vas a decir tú?

Tras aquella penosa escena recogí algunas de mis cosas imprescindibles y me instalé en un piso que era propiedad de mis padres en la calle Mallorca de Barcelona.

Francamente, no sabía por qué mi excónyuge se disgustó tanto con mi nueva vida, cuando a ella lo único que le había importado siempre había sido mi situación económica y sobre todo su condición de señora casada ante las cotorras de sus amigas. Tal vez se sintió herida en su orgullo; en su amor propio más que en un amor fallido. "El muy cabrón me ha engañado con otra, después de lo mucho que he hecho por él, y así me lo paga - les dirá ella a las amigas con lágrimas de cocodrilo en los ojos para que la comparezcan-. Pero ya se arrepentirá ya... Y si quiere volver ¡juro por Dios que las cosas ya no volverán a ser como antes!"

Doy por descontado que mis dos hijos se posicionarán al lado de su madre y se pondrán en mi contra. Pensarán que soy un desalmado y esto es lo más difícil de digerir porque yo siempre los querido; sin embargo ya no podía echarme atrás en mi decisión.

También me vienen a la memoria las amonestaciones de mi convencional amigo de la infancia Rodrigo, en un bar frente a una taza de café.

- Dejando aparte lo estupenda que pueda ser esta chica, ella también podría ser tu hija. ¿Has pensado en esto? - me dijo con un aire de suficiencia-. Es más. No esperes nada extraordinario de esta vida en común con esta joven porque podrías llevarte un chasco muy grande.

- ¡Bah! Eres un pájaro de mal agüero. No seas hipócrita hombre, porque ¿qué más quisieras tú haber encontrado a una mujer tan especial como es Beatriz ¿eh? - le respondí desafiante.

-¡ Déjate de bobadas Tomás y escucha! - se crispó él-. Tú confundes la belleza con la bondad; la estética con la ética, y no todo lo que es aparentemente hermoso, brillante es bueno, ya que en realidad todos somos mitad ángeles y mitad demonios - me dijo con convencimiento-. Creo que tú has idealizado demasiado a esta tal Beatriz, pero has de saber que ella al igual que todo el mundo es hija de su presente, que ahora está regido por la incertidumbre. Lo que hoy es blanco, mañana es negro;  hoy se trabaja en una cosa y mañana  en otra. Y esto con su revolución tecnológica que lo abarca todo, mientras que en ti todavía gravita un pasado en el que las generaciones actuales ya no creen. Son dos maneras de enfocar la vida muy diferentes. Pero además de éso, en la convivencia diaria es cuando más se ven los defectos del otro. Y como hoy en día no hay paciencia para aguantar nada de nadie, esto te puede perjudicar a ti. Por tanto yo a esta relación no le veo un futuro a largo plazo.

Estaba claro que mi convencional amigo Rodrigo no tenía ni idea de cómo es Beatriz, quien me me había instado a que me hiciese socio de MÉDICOS SIN FRONTERAS, porque a su juicio ahora que el mundo se había hecho más pequeño había que ser más solidario con los más desfavorecidos del planeta. Al fin y al cabo la gran METAFÍSICA (más allá de lo físico inmediato) no es ningún Dios en un inconmensurable cielo como decían los pensadores escoláticos en la Edad Media sino la misma Humanidad con todos los colores y matices que se quiera.

Beatriz y yo pasamos unos meses viviendo como dos tórtolos en una tan cursi como idílica felicidad que sólo puede interesar a los dos amantes, porque un romance visto con objetividad puede hacer dormir a las ovejas, hasta que como he dicho, Beatriz tuvo que ir a París.

Y vista su extraña actitud hacia mí, en estos instantes no sé si ella ha sido un sueño o no la conozco realmente como es. Por eso me aferro a la esperanza de que pronto la pueda recuperar.

¿Cree el amigo lector que tendré suerte?

Mas cuando yo estaba a punto de embarcar en el avión, recibí un inesperado mensaje en mi móvil diciendo:

"LO NUESTRO HA SIDO MUY BONITO, PERO ME HE CASADO".                                                                                                                                             


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed