Mi tercer encuentro con una joven de 18 años

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
6362 visitas

Marcar como relato favorito

La recogí, como siempre en el mismo lugar y nos dijimos directo al motel, al subir al carro me dio un beso en la mejilla y luego uno en la boca. Las preguntas de siempre como haz estado, etc. Le pasé mi mano por sus piernas, traía un jean ajustado.

Llegamos al motel en 10 minutos, entramos en la habitación y tan pronto cerré la puerta se me abalanzó y empezó a besarme, parecía que nos íbamos a comer vivos con los besos que nos dábamos, intercambiando lenguas, y jugueteando con ellas y con los labios. Me empezó a mandar la mano a mi verga por encima del pantalón y me decía papi estoy muy arrecha, he tenido mucha abstinencia, te voy a comer, te voy a exprimir, te voy a sacar toda la leche. Empezó a desvestirme y me quito toda la ropa, me dejo en bolas. Se arrodilló y empezó a mamármelo y decía papi esto es solo para mí. Se lo metía a la boca, lo sacaba, me pajeaba, pasaba su lengua recorriendo mi pene y por la cabeza en círculos, pasaba su punta de la lengua por mis guevas y por las ingles, muy despacio, lo cual me producía un placer indescriptible. Seguía mamando no paraba y yo estaba a punto de venirme, por lo que la tomé del pelo, la puse de pie y empecé a desvestirla. Ella se ayudaba hasta que quedó en bolas, la coloqué contra la pared, le abrí las piernas y empecé a pasarle mis manos desde los pies hasta su cuca. Le daba nalgadas y le acariciaba su espalda, le metía la lengua en sus oídos y se erizaba toda, le daba pequeños mordiscos en sus nalgas y masajeaba sus pechos. La coloqué de frente a mí, le mordí sus pezones, se los chupé y se los masajeé. Eso la excitaba mucho, gemía.

Me arrodillé y empecé a chuparle su clítoris, se lo mordía, le chupaba sus labios vaginales y le metía la lengua en su cuca, le metí un dedo y luego dos; le coloqué en cuatro y ella esperaba que la penetrara, pero le empecé a meter un dedo en el culo me dijo que haces y le dije nada que tu no quieras, me dijo por ahí no ese esta virgen y es para mi novio. Yo seguí moviéndolo muy despacio y empecé a masajearle el clítoris, de un momento a otro mi dedo llego al fondo de su culo y grito, que haces, nada que no quieras y dijo sácamelo. Lo dejé quieto y seguía sobando su clítoris y metiéndole un dedo y dos en su cuca, con la mano que le tenía metido el dedo en el culo, le metí otro dedo en la cuca y empecé a mover los dos dedos al tiempo muy lento. Fui acelerando el ritmo, cada vez más rápido, gemía y gritaba, seguí así hasta que explotó en un orgasmo, convulsiono y cayó sobre la cama.

Al cabo de unos minutos reaccionó y me dijo que me has hecho, que delicia papi, no había sentido tantas cosas y sensaciones tan ricas al mismo tiempo, te mereces un premio y empezó a mamarlo de nuevo. Se colocó en cuatro y me dijo papi te voy a dar la virginidad de mi culito, te lo mereces, pero me tratas con cuidado muy suave, le dije no te preocupes y le metí de nuevo un dedo y lo dilaté un poco. Luego le puse la cabeza de mi verga en su orificio y le metí la cabeza, pegó un grito, me dijo me duele mucho, y me quedé quieto, luego le metí otro pedazo y me quedé quieto y así hasta que se la metí toda. Después de un rato ella empezó a mover su culo hacia mí, y me dijo dame duro papi, y empecé el mete y saca despacio y fui apresurando el ritmo, mientras que con una mano le masajeaba su clítoris. Le daba nalgadas y empecé a tirarla del pelo hacia atrás, y le dije me voy a venir y me dijo papi dame duro que yo también estoy que me vengo, quiero tu leche en mi culo. Pegué un grito y me vine y al instante ella pegó sus consabidos gritos y empezó a convulsionar y cayó en la cama moviéndose todo su cuerpo.

Como cinco minutos después reaccionó, nos besamos y nos acariciamos y descansamos un buen rato. Hablamos de lo rico que la estábamos pasando y de su primera vez anal, que nunca imaginaba que iba a pasar esto y las sensaciones tan ricas que había sentido   y penetrada por los dos lados al tiempo.

Después de descansar un raro, me empezó a pajear, y me lo empezó a mamar hasta que me puso a punto y me dijo ahora soy yo la que mando, me puso el condón con la boca y se me monto encima y empezó a cabalgarme, subía y bajaba, se movía adelante atrás, cambiaba de posición y me daba la espalda, luego volvía de frente y yo acariciaba sus senos los chupa y la besaba, hasta que me dijo me voy a correr nuevamente y yo le dije hágalo que yo también estoy que me vengo y empezó a gritar y a convulsionar y yo alcance mi orgasmo y ella cayo rendida en la cama, descansamos, nos bañamos los dos, nos vestimos y la fui a dejar hasta donde iba, sin imaginarme que esa sería la última vez que estuviera con ella.

Nos hablamos con un mes después y me dijo me conseguí un novio y el tipo se ha portado bien conmigo, entonces me da cosa ponerle cachos, esperar a ver como siguen las cosas, nosotros teníamos un acuerdo de respetar los espacios de cada quien, luego tenía que respetar el acuerdo, seis meses después nos volvimos a hablar y me dijo van bien las cosas y después ella cambio el celular y no volví a saber más de ella. Fue una experiencia maravillosa para ella y para mí la mezcla de la Juventud, la fogosidad, la pasión y la experiencia, en determinado momento es una bomba que explota con un placer máximo.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed