A LA VUELTA DEL VIAJE

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
4595 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

Juan tiene que estar a punto de llegar. Me llamó hace más de dos horas y me dijo que estaba por La Carolina, tiempo más que suficiente para haber llegado ya. Oigo llagar al coche y parar el motor delante de casa. Me levantó y le abro la puerta con una sonrisa.

Se fue de viaje a Sevilla el martes por la mañana y no ha vuelto hasta hoy viernes. Incluso se que ha tenido una última reunión esta mañana a la nueve con un cliente y nada más acabar volvía a Madrid, serían los once cuando me llamó para decirme que salía en ese momento.

Como siempre que pasamos unos días separados, acostumbro a ponerme sexy para recibirle y siempre me lo agradece acariciándome entre las piernas al besarme. Dependiendo de cómo sea su caricia sé si viene muy cansado o no. Cuando insiste lo suficiente como para excitarme, es que quiere follarme sin siquiera desnudarse, al menos del todo.

A la vuelta de su anterior viaje nada más cerrar la puerta, sin darme ni un beso me giro y me puso las manos hacia arriba apoyadas en la puerta, me desabrochó los dos corchetes del body blanco de encajes y me penetró sin miramientos desde atrás. Me folló como si fuera lo último que iba a hacer en su vida. Solo después de correrse me dijo hola y me besó.

Hoy no es un día de esos. Su caricia ha sido como un acto reflejo por la costumbre, solo para saludarme. Viene con ojeras, los brazos caídos a los lados del cuerpo y un aura de desgana que indica que está agotado y solo necesita dormir.

Le digo que se siente en su butaca del salón y le traigo una cerveza antes de irse a la cama. Me lo agradece con una sonrisa mientras se quita la corbata y se desabrocha la camisa. Se lo que tengo que hacer en estos casos.

Le doy la cerveza y mientras da un trago le acaricio el pecho deteniéndome en los pezones que a pesar del cansancio reaccionan. Me arrodillo delante de él y le desabrocho el pantalón. Él solo levanta un poco el culo para que pueda quitárselos y aprovecho para sacarle también los calzoncillos. Está reaccionando porque parece que el pene que cobra vida.

Me lo meto en la boca y vuelvo a acariciarle los pezones. Se que está mirando como se la chupo, aunque no le miro a la cara. Noto los primeros síntomas de su excitación y entonces sí, levanto la mirada a sus ojos mientras hago el vacío con la boca y paso la lengua por la punta.

Baja la mano hacia su sexo y se lo que quiere, me lo saco de la boca y desciendo a sus huevos. Me meto uno en la boca mientras él se masturba despacio. El primer chorro cae sobre su estómago, los demás salen lentamente resbalando por el pene hasta que me llegan a la cara. Doy un último tirón de sus huevos y empiezo a chupar su corrida. Cuando llego a la punta de la polla la cojo en la boca y le exprimo lo que le queda dentro. Subo por su pecho y recojo con la lengua su primer chorro. Finalmente le beso los labios y él me pasa la lengua por los míos.

Es el momento de que se vaya a dormir un rato. Le sacó los pantalones del todo y le acompañó a la habitación. Abro la cama y se tumba, cierra los ojos y me dice que le de un beso. Caliente como una perra salgo de la habitación y voy a la parte trasera de casa a darme una ducha para rebajar la temperatura. Me quitó el body y me ducho al sol, con agua fría. Pienso en masturbarme, pero prefiero esperar a que sea Juan quien me sacié cuando se levante.

Son las ocho de la tarde cuando le oigo andar por el piso de arriba. Baja las escaleras y aparece con el pelo mojado y un pantalón corto de deporte. Viena hasta el sofá donde estoy leyendo y me besa, esta vez de verdad. Me dice que siente no haberse ocupado de mí antes. Nunca es tarde, respondo.

Me quita el libro de las manos y me hace tumbarme sobre el respaldo del sofá, una pierna por delante y la otra por detrás, quedo totalmente expuesta. Me desabrocha los corchetes de la entrepierna y me acaricia mientras intenta bajarme los tirantes para descubrir los pechos, le ayudo y me desliza la prenda hasta la cintura. Me besa, chupa y absorbe los pezones mientras dos dedos ya hacen estragos en mi interior. No me da tregua e insiste hasta que me corro con los pechos dulcemente doloridos.

Me gira un poco, me apoya la espalda en el borde del respaldo, el cuerpo hacia el sofá y el culo y las piernas por detrás. Se pega a mí y busca mi entrepierna, me penetra por delante y empieza a bombear mientras me acaricia el clítoris. Espera a que tenga el siguiente orgasmo y se deja ir dentro de mí.

Preparamos algo de cena rápida y nos tomamos un café en el patio de casa. Se va dentro un momento y vuelve con dos vasitos de chupito y la botella de ron. Debajo del brazo trae la bolsa con nuestros juguetes. Sirve dos tragos, brindamos y bebemos. Sirve otros dos y sin tocarlos me baja la bata hasta la cintura. Saca de la bolsa los succionadores para los pezones y me los coloca.

Se pone el arnés y coloca un consolador, me mete dos dedos y comprueba que estoy preparada. Saca el lubricante y me unta el culo. Se acomoda entre las piernas y primero me penetra con el consolador por delante y luego con su herramienta por detrás. Empieza a moverse dentro de mí mientras estira de los succionadores retorciéndolos un poco controlando no hacerme demasiado daño. Hace que me corra otras dos veces y luego lo hace él en mis pechos.

Nos tomamos otros dos chupitos y me dice que me ponga el arnés. Me ofrece el culo para que le unte lubricante y me recuesto en la tumbona. Se coloca con las piernas a los lados mostrándome el pene y desciende sobre el látex. Cuando lo tiene entero dentro, empieza a mover las caderas mientras le masturbo. Se que se va a correr enseguida, le pasa siempre. El semen se derrama por mi estómago y me alcanza los pechos.

Se incorpora y me abre completamente las piernas. Su lengua va directa al clítoris y me devora sin compasión. Se que después nos vamos a ir a la cama a dormir y quiero correrme tantas veces como sea posible, hasta que no pueda más. Son mis tres últimos orgasmos de la noche.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed