Decisiones

Por
Enviado el , clasificado en Drama
571 visitas

Marcar como relato favorito

Trabajo como bombero y estoy habituado a vivir momentos  muy estresantes, pero aquel día fue diferente.

Conforme se acercaba el camión empecé a temer que por la dirección que tomaba iba directo hacia mi casa. Así era. La vivienda de dos plantas en la que vivíamos mi esposa y yo se hallaba envuelta en llamas.

Los compañeros trataron de impedir que entrara en la casa, pero mi desesperación logró que me escabullera de todos los brazos que pretendían pararme.

Al entrar, abriéndome paso entre el fuego, llamé a gritos a Luisa. Resultaba muy difícil escuchar alguna voz entre el fragor del incendio, pero al final la localicé junto a su hermana en una de las habitaciones.

Mi esposa tenía una de sus piernas aprisionada por una viga desprendida del techo mientras que mi cuñada estaba a su lado presa del pánico, temblando. Traté de liberarla, pero fue inútil. Los manuales de salvación de víctimas de incendios señalan que, en caso de duda, debe optarse por la persona con más probabilidades de supervivencia. Era una decisión muy dura, pero la más efectiva. Mi esposa me miró fijamente y murmuró algo que no pude entender. Tomé a mi cuñada de la mano y salimos a todo correr dejando a Luisa con la pierna atrapada mientras gritaba mi nombre.

Mis compañeros lograron sofocar el fuego tras un par de dramáticas horas.

Entre los restos humeantes se encontraba el cuerpo de mi esposa, quemada, pero todavía viva.

Respiró mucho humo durante el siniestro, además de las múltiples quemaduras que plagaban su cuerpo. Se encuentra desde entonces en una camilla especial y sedada permanentemente.

Hoy me comunican los médicos que se encuentra en muerte cerebral  planteándome la posibilidad de eliminar la ayuda externa que necesita para respirar.

A veces, mientras estoy junto a su cama, leyéndole algún libro, recuerdo su dura mirada de aquel infausto día. Esa mirada que me persigue a diario, que taladra mi cerebro…

¿Sabría ella la razón que me movió a salvar a su hermana? Tenía que ser así, lo decía el manual.

¿Sabría ella que su hermana era mi amante desde hacía meses?

Y ahora me veo, de nuevo, teniendo que elegir….


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed