Que raro

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
236 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
ManualidadesEn.casa - Haz manualidades en casa. Cientos de proyectos para desarrollar tu creatividad, con diversos tipos de materiasles y niveles de dificultad.

Y que no se me acerque nadie normal…

Hace unos días, me paré a pensar. Seré yo el que está loco, o serán los demás. Y la verdad, es que da igual. Si yo no estoy loco, que la locura linda con mi parcela será. Y, cada vez que alguien se quiere asomar, me ve, y piensa: debería saludar.

—Hola vecino, ¿qué tal?

Sin ser yo especialmente sociable, tampoco es que me pueda quejar. Total…, al fin y al cabo, dime tú, ¿qué es normal? ¿Una persona sin cambios de humor, que te hacen sudar, ni alto ni bajo, ni guapo ni feo, con casa, coche, familia, que va a trabajar, y ya está? ¿Totalmente estable? ¿Se puede? Tengo mis dudas, o seré yo un imán. Porque conozco a un loco conspiranoide, que podría ser normal, sin no se pensara que Rusia nos bombardeará. Una suicida que se quiere matar. Pero ahí está. Otro que es bipolar. Me quiere y me odia. Que no se me acerque nadie normal…, tiene delito. Como el policía farlopero que vigila el distrito. Como poco me incordia. Se de uno que se enfada, porque le gusta. Aleja a la gente sin motivo, porque creen que van en su contra. Si no es eso de locos, no sé qué será. Una amiga se cree que todo el mundo se fija en ella al detalle, y que va…, se maquilla, se arregla, y si llueve o hace viento se queda en casa y ya está. No sea que hablen de ella por verla tan mal. En fin, yo que se. Darles el mérito a los extraterrestres a las pirámides…, con lo que curraron eso obreros, no me querría ver yo en su piel. Pero así piensa él. Mi colega el de la exophilia. Casi peor es el adicto a instagram, que busca en mi cierta complicidad, cuando babea por alguien, y a mí…, en fin, a mí me da igual. Complicidad…, me cuentan historias que son para llorar. No por tristes, si no por la de vueltas que se le dan a la realidad, para poderla deformar, y así adecuar, cualquier situación, a cualquier paranoia. Es increíble cómo tiene la cabeza el personal. Nadie normal. Así no me aburro. Y como tengo paciencia, verán en mi un desahogo. ¿Será que conecto solo con ellos? Guardo secretos oscuros. Se cosas…, que no debería de saber nadie. Me las llevaré al agujero. Tampoco soy yo normal. Ser normal es muy raro.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed