Transporte público

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
8432 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

Estaba de camino al trabajo cuando lo vi de nuevo en las escaleras del metro, no sé si era el calor que hacia ese verano en Madrid, o era el calor que el me provocaba. Su cabello rubio como ninguno, y unos ojos azules perfectos como los amaneceres, era de un físico normal, pero su altura lo hacía tan atractivo y su forma de vestir, era casual y sensual... Ufff en fin era una gozada lo que mis ojos estaban viendo mientras me dirigía a mi trabajo...

Me gustaba coincidir con él, de hecho, madrugada más para poder llegar al mismo tren que él, y resulta que hoy se fijó en mi cuando iba cruzando los tornos, puede que sea por el escote que se me hacía por mis grandes pechos... O mi cintura que se nota, tan curvy... Pero vamos me he llevado una buena sorpresa cuando vi que fue el quien se puso a mi lado a esperar el tren y no dejaba de mirarme de reojo ... Me estaba calentando cada vez más de solo pensar en cómo sería aquello sin su forro espectacular de ropa que llevaba puesta. Tenía una mirada tan ardiente que nada más de verlo me mojaba enterita... WA es que hasta jadeaba de imaginarlo, creo que se dio cuenta porque soltó una sonrisa muy pícara que me dejó pensando.

Solía bajar en plaza Castilla y el seguía, pero el en ese momento bajo y con toda la cantidad de personas que había en ese momento el caminaba junto a mi hacia la salida de buses, solía tomar la salida más larga por así decirlo para ir al terminal de bus, y aunque solo me estaba preocupando de verlo y detallar su culo y sus brazos musculosos, no pude dejar de fijarme en que tenía la mirada fija en mí, me sonrió y me saludo. Se presentó como Víctor, hasta el nombre resultaba erótico para mi mente y los pensamientos que me rondaban durante todas las mañanas antes de ir al trabajo. Me pregunto que qué bus iba a tomar y le dije que hacía algete. Sonrió y subió conmigo al bus pues a esa hora solía ir bastante lleno, pero intuía lo que quería que pasara en ese momento, subimos a la parte final del bus y nuestra forma de vestir no iba a levantar sospechas pues estábamos bien vestidos...

A penas nos sentamos rozó su mano por mi brazo con una suavidad tan erótica que me erizo la piel y si ya iba por el camino mojada, es que hizo que mis bragas se empaparan a tal punto de que en esa ocasión como llevaba un vestido sencillo para el calor, hizo que se mojara hasta el asiento del bus, me le acerque al odio a susurrarle que tenía meses pensando en cómo sería que el me tocara...

Sonrió, y deslizó su mano gruesa por mis piernas mientras miraba disimuladamente al resto de las personas del bus, pero con una mirada de picardía... Poco a poco fue metiendo sus manos debajo de mis bragas de encaje y me susurraba que ojalá no llevara nada debajo, que muchas veces me miraba el culo y pensaba en lo duro que me daría...

En eso metió sus dedos y tocaba mi clítoris como nunca antes me lo habían tocado, sabía cómo tocarme, era una gozada que me fuese metiendo los dedos lento y solo así ya me mojaba, comencé a ver su erección joder la tenía muy grande se veía como el pantalón en cualquier momento se iba a desabrochar, le baje el cierre y me lleve una sorpresa no tenía ropa interior, así que sin más tardanza le desabroche el pantalón y saque su miembro venoso y grueso y duro. Estaba apetitoso para una buena follada, quería que me partiera y me dejara sin caminar. Comencé a masturbarlo, y el seguía dándome calorsete con sus dedos sabía cómo hacerme vibrar hasta que me corrí, y sin pensar en las personas bostece haciéndome la que tenía sueño y pose mi cabeza sobre sus piernas para probar aquello, lo lamia y me lo metía completo hasta la garganta, me tomaba por el pelo y me subía y bajaba la cabeza suavemente haciendo presión, empecé a sentir todo su calor venir de dentro y justo lo mire y me dijo sigue, sin más sus venas se empezaron a brotar cada vez más le chupaba duro hasta que se corrió en mi boca. Su deliciosa verga era mía, y al fin la probé...

Me senté derecha y le dije nos vemos más tarde, ya estoy lista para trabajar, le dejé mi número en una nota y baje del bus aun excitada quiero más a ver quién me espera en la oficina.

CONTINUARA...


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed