EVA

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
148 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Ficción romántica (top ventas) - Los libros más vendidos del momento de ficción romántica.

Era tarde, y casi no llegaba, no paraba de diluviar. Era como si el dios Zeus estuviera feroz y estuviera descargando toda su ira. Para su suerte Daniel al fin llegó, todo empapado desde las suelas de los zapatos hasta el ultimo pelo de su cabeza. No quedaba ni un milímetro de la ropa, incluso la chaqueta marrón que llevaba que no hubiera quedado mojada.
Entrando en el portal del edificio donde residía vio a una chica delante de los ascensores, tenia unos 25 años, cuatro menos que él, estaba temblando de frio. Tenia el pelo mojado y llevaba un vestido verde claro. En sus manos llevaba algo que lo abrazaba muy fuerte. Al acercarse a ella, observó que era su amiga Eva.

Él se quedo mirándola sin decirle nada, igual que ella a Daniel, cada uno apretó su botón del ascensor, el de él llega más pronto.
Antes de despedirse, ella se acerca, le alarga sus brazos y deja entrever un oso de peluche, parecía hecho por ella, incluso llevaba un lazo rojo, así que Eva se lo da. Para darle las gracias Daniel se acerca a ella y le intenta darle un beso en la mejilla, con tan mala suerte o buena suerte mirándolo de otra forma, que ella se gira y sin querer se dan un beso.
Se separan y se quedan mirándose íntimamente durante unos segundos, no sabían que hacer. Así que al final sin saber que hacer él se acerca hacia ella la coge y se dan un buen beso. Cuando terminan de besarse, Daniel se sube y se va en el ascensor sin decirle nada. Antes de que la puerta se cerrara, él ve una mano agarrándole y le estira hacia fuera, Eva se acerca y le dice con voz suave que la esperaba en su casa a las 12 de la noche.
Después de estar unas horas en su apartamento, nervioso y sabiendo en que pensar, sale y coge el elevador y sube hacia arriba apretando el numero 7, parecía que el trayecto nunca finalizara, parecía como si el tiempo se ralentizara, incluso Daniel notaba como el corazón le latía más rápido de lo común. Al fin llegó, salió de esa cabina metálica y se acercó hasta la puerta 2.

Aparentaba estar muy nervioso, le temblaba la mano cuando acercaba el dedo al timbre de su puerta de madera verde oscuro, incluso se había cambiado de ropa en su apartamento tres veces, no soportaba ese nerviosismo, hasta que uno de sus dedos llamó al interruptor.
La puerta se abrió y de allí salía una luz blanca que iluminaba el fondo, allí estaba ella, una melena larga con un tono mas oscuro que el rubio y que se alargaba hasta la mitad del cuerpo, con un vestido con falda corto de color azul turquesa tirando a blanco y con un pintalabios rojizo.
Eva le coge de la mano y le arrastra hacia dentro besándose y cerrándose la puerta.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed