Sexo con la madre de la amiguita de mi hija

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
2506 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Lesbianvideos.co - Videos a diario de relaciones íntimas entre mujeres

Es ahora cuando ya han transcurrido más de 10 años que me dispongo a hablar de ello.

Es ahora cuando ya han transcurrido más de 10 años que me dispongo a hablar de ello.

Durante mi periodo de vacaciones llevaba siempre a mi hija al colegio, creo que fijarse en las mamás de otros niños es normal, lo he contrastado con otros padres y les sucede lo mismo.

Había una mamá que sin ser excepcionalmente guapa si era muy simpática, me resultaba agradable unos 10 años más joven que yo.

Cuando dejábamos a las niñas muchas de ellas se reunían en una terraza cercana a tomar un café y charlar un poco. Un día me invitaron a esa tertulia y la verdad me encantó.

Me hice asiduo a ese momento de relax con ellas. En cierta ocasión, al despedirnos la madre de aquella niña me dijo si podía acercarla en mi coche a un centro comercial a comprar una prenda deportiva.

No tenía nada que hacer y le acompañé, en el momento de pasar a la caja me comentó que le faltaba algo de dinero para la prenda y sin dudarlo se lo pagué, me dijo que esa tarde me lo devolvería.

Esa tarde nos encontramos de nuevo, nos acercamos a un parque cercano, tomamos café, charlamos mientras las amigas jugaban y quedamos en ese mismo lugar a la mañana siguiente.

Al día siguiente en cuanto dejé a mi hija fui a ese parque y a los pocos minutos llegó ella. Nos dijimos que era mejor salir rápido de allí por si nos veía alguien del cole.

Subimos a mi vehículo y nos alejamos bastante, fuimos de paseo en coche al campo, desayunamos y tomamos unas cervezas. En un momento determinado me apeteció mucho besarla y se lo dije, me dijo que a ella también le apetecía. Nos besamos en varias ocasiones, nos acariciamos y nos pusimos muy calientes. Subimos al coche y tomamos una pista de tierra en el campo, en un lugar apartado paré. Y sin hablarnos demasiado solo algunas sonrisas y besos nos desnudamos y comenzamos a follar como locos, con mucha fuerza, le apretaba los pezones, le mordía el cuello hasta que gritaba de placer y dolor, tenía orgasmos intensísimos, se corría y me mojaba totalmente los muslos y la tapicería del sillón, no paraba de correrse gritaba y gemía... hasta que quedamos totalmente saciados, descansábamos  y nos acariciábamos casi sin hablar

De vez en cuando se escuchaban llamadas en el teléfono, estaba dentro de su bolso.

Al final respondió a las llamadas, era su marido, mientras ellos hablaban yo seguía haciéndole caricias, le lamia sus senos, le metía mis dedos en su vulva y ella prolongaba la conversación por puro disfrute. Se retorcía de placer. Abrió sus piernas y la penetré con fuerza, dejó escapar un ligero grito que su marido escucho y ella mintió diciéndole que se había dado con algo, seguí follando la fuerte y profundo, ella casi ni podía hablar, hacía lo que podía hasta que no pude más, saqué mi pene, se lo puse en la boca y tragó todo mi semen, con el teléfono al su lado. 

Después de aquello nos encontrábamos varias veces en semana, algunas venía a mi casa otras en el campo.

No nos queríamos, no nos amaba os, solo buscábamos sexo fuerte.

Durante mi periodo de vacaciones llevaba siempre a mi hija al colegio, creo que fijarse en las mamás de otros niños es normal, lo he contrastado con otros padres y les sucede lo mismo.

Había una mamá que sin ser excepcionalmente guapa si era muy simpática, me resultaba agradable unos 10 años más joven que yo.

Cuando dejábamos a las niñas muchas de ellas se reunían en una terraza cercana a tomar un café y charlar un poco. Un día me invitaron a esa tertulia y la verdad me encantó.

Me hice asiduo a ese momento de relax con ellas. En cierta ocasión lal despedirnos la madre de aquella niña me dijo si podia acercarla en mi coche a un centro comercial a comprar una prenda deportiva.

No tenía nada que hacer y le acompañé, en el momento de pasar a la caja me comentó que le faltaba algo de dinero para la prenda y sin dudarlo se lo pagué, me dijo que esa tarde me lo devolvería.

Esa tarde nos encontramos de nuevo, nos acercamos a un parque cercano, tomamos café, charlamos mientras las amigas jugaban  y quedamos en ese mismo lugar a la mañana siguiente.

Al día siguiente en cuanto dejé a mi hija fui a ese parque y a los picos minutos llegó ella. Nos dijimos que era mejor salir rápido de allí por si nos veía alguien del cole.

Subimos a mi vehículo y nos alejamos bastante, fuimos de paseo en coche al campo, desayunamos y tomamos unas cervezas. En un momento determinado me apeteció mucho besarla y se lo dije, me dijo que a ella también le apetecía. Nos besamos en varias ocasiones, nos acariciamos y nos pusimos muy calientes. Subimos al coche y tomamos una pista de tierra en el campo, en un lugar apartado paré. Y sin hablarnos demasiado solo algunas sonrisas y besos nos desnudamos y comenzamos a follar como locos, con mucha fuerza, le apretaba los pezones, le mordía el cuello hasta que gritaba de placer y dolor, tenía orgasmos intensisimos, se corría y me mojaba totalmente los muslos y la tapicería del sillón, no paraba de correrse gritaba y gemia...haste que quedamos totalmente saciados, descansabamos  y nos acariciabamos casi sin hablar

De vez en cuando se escuchaban llamadas en el teléfono, estaba dentro de su bolso.

Al final respondió a las llamadas, era su marido, mientras ellos hablaban yo seguía haciéndole caricias, le lamia sus senos, le metía mis dedos en su bulba y ella prolongaba la conversación por puro disfrute. Se retorcía de placer. Abrió sus piernas y la penetré con fuerza, dejó escapar un ligero grito que su marido escucho y ella mintió diciéndole que se había dado con algo, seguí follando la fuerte y profundo, ella casi ni podía hablar, hacía lo que podía hasta que no pude más, saqué mi pene, se lo puse en la boca y tragó todo mi semen, con el teléfono al su lado. 

Después de aquello,nos encontrábamos varias veces en semana, algunas venía a mi casa otras en el campo.. 

No nos queríamos, no nos amaba os, solo buscábamos sexo fuerte. 

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed