LAS HORAS PROHIBIDAS

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
252 visitas

Marcar como relato favorito

Es solo ahora, en lo mas profundo de la noche, que puedo ser yo. Solo cuando el mundo duerme, solo entre calles desiertas, bajo las luces titilantes de las farolas, o de las estrellas. Quizás sea por poder mirar a la luna, buscando que me sonría de vuelta, o por sentir la brisa nocturna que entra por mi ventana, haciéndome estremecer. Porque solo puedo escribir a altas horas de la madrugada, porque, sin saber bien cómo, todo se vuelve más intenso, quizás porque la luna es mi musa, o quizás lo son las miles de estrellas que decoran el cielo. Quizás es porque no hay nadie más que yo, la noche y el silencio. Porque es ahora cuando puedo reír, saltando y corriendo y bailando como si fuera la primera vez. Quizás porque sé que nadie mira. Que solo la luna es testigo de mi locura, de mi euforia, y de mis lágrimas. Solo en las horas prohibidas, solo en su silencio, me encuentro.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed