TULIPANES 7

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
159 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Ficción romántica (top ventas) - Los libros más vendidos del momento de ficción romántica.

Por fin estaban listas para la gran noche que prometía su alocada amiga, que había venido a su encuentro sin previo aviso y así alborotar como solo ella sabía hacer su tranquilo fin de semana, a esos ritmos ella ya no estaba acostumbrada. Salir a la calle fue todo un desafío a esas alturas, aunque ella ya casi no lo recordara, sus pies si parecían estar cómodos con tan lindos zapatos, como en los viejos tiempos. Si la viera el sr.Cándido,quedaría perplejo, no solo porque nunca la habría visto tan guapa, estaba realmente guapa, sino que se alegraría de verla así, siempre e pensado que él en el fondo pensaba que esa soledad con esa juventud no hacían un buen equipo, él al trabajar en la avenida estaba acostumbrado o todo tipo de personas podía ver más allá, y sabía que algo había en esa niña, no podría verla pues a esas horas ya dormía pues si las calles se abrieran por las mañana él seguro que tendría las llaves, aquello era algo más que madrugar-. Llegando ya al restaurante, y Begoña no había parado de hablar en todo el camino,mientras ella dominaba ya a la perfección los taconazos. Como no un Italiano,a las dos les encantaba, así que de momento todo bien, cenaron y hablaron y ligaron, bueno su amiga más que nadie, que facilidad para entablar conversación, parece que conoce a la gente de toda la vida a los dos minutos de conocerla, increíble si no fuera por ella sus conversaciones se hubieran limitado a, si, gracias, la cuenta por favor. Después de cenar, y de varios chupitos a cuenta del camarero, este mismo les invito a un local cercano,moderno, con buena música, y el alcohol que llevaba en lo alto, aquello empezaba a ponerse ligeríto, sus conversaciones ya eran más atrevidas y divertidas porque no y bailar eso era lo que más le gustaba en este mundo, aún no habiéndole dedicado mucho tiempo, aún así se le daba muy bien, por momentos la noche se ponía divertida. Bailaban hasta que de repente al ir a la barra tropezón y niña mona más cubata al suelo, tremendo topetazo,medio mareada ya no supo a la mañana siguiente como había acabado en el sofá de su apartamento, como todas las mañanas su lindo gatito le había despertado pero aquella mañana era diferente en su cabeza había una banda de rock tocando como si no hubiera mañana, casi no podía recordar nada de la noche anterior,pero su amiga loca por lo sucedido la noche anterior, pero loca de entusiasmada, todavía no sabía muy bien a que se debía tanto entusiasmo, si ella estaba echa polvo,eso no indicaba que la noche habría sido buena, es igual su amiga se encargaría de contárselo con pelos y señales como no. -De verdad no recuerdas nada, si era guapísimo, además creo que ya os conocíais,no se el caso es que me preguntó si podría volverte a ver por ver como estás, como seguías del golpe. -Estas loca? Que has echo? -Nada, nada, tu tranquila descansa, tienes que estar rota. -Que me conocía? Y te dijo de que?no recuerdo haber estado con nadie que conociera. -Seguro?,bueno es igual era interesante y muy apuesto, vamos que tenía algo más que un p.. -Begoña!!-Grito -Suerte tienes que no se fijara en mi, lo cierto es que lo aceche un poco pero no dio resultado, estaba más interesado por ti, no lo entiendo con la patética escena que... -Pero te dijo de que me conocía? Del trabajo? -No se dijo algo como, otra vez tú? Tienes obsesión por arrollarme? Tú dijiste algo de eres el de la estación o algo parecido estabas demasiado borracha perdona que te diga, ahora, me lo pasé genial, como me gustaría repetir, pero creo que no va poder ser en bastante tiempo. Estas palabras la distrajeron del apuesto hombre y de la accidentada noche. -Como? Mucho tiempo? Que es lo que pasa? -Bueno pues, por eso he venido sin avisar, me voy a Londres, por un tiempo. -Por un tiempo, cuanto tiempo? .Lo cierto es que me voy por trabajo y puede que me instale allí, la oferta es muy interesante y con contrato por cinco años, pero.. -Joder , pero que, ahora ya no podremos vernos, joder Begoña me has hundido, perdona me alegro mucho por ti pero entiende que.. Aquello se convirtió en un mar de lagrimas.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed