Preparando las navidades

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
167 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
EntrenaEn.casa - Videos para hacer ejercicio en casa. Entrenamiento funcional, fitness, yoga, pilates... ejercicios para hacer con niños y adultos mayores.

Son navidades, estoy en la mesa de casa de mis padres, es el 24 por la noche, es una noche mágica. La casa esta cálida, y el ambiente es agradable, hay lucecitas que dan sensación de recogimiento y celebración.

Miro a mi alrededor y veo a todos los míos, los presentes y los ausentes. I brindo por todos nosotros.

Me encuentro a gusto, se que estoy donde tengo que estar y siendo quien tengo que ser y respiro profundo y sonrío. Soy consciente de mi energía, soy consciente de la del resto y nos estoy amando a todos.

Hoy es 24, hoy es día de estar por mis padres y los que nos acompañan. Me he estado nutriendo, me he centrado en cuidarme, y hoy mi prioridad soy yo, para poder estar por ellos.

Yo ya he celebrado el solsticio de invierno, he corrido con mi astado, nos hemos hecho uno, y nuestra niña nos acompaña, de hecho, ella lo ha hecho posible.

Para mi el año ya ha acabado y estos son días que no pertenecen al año pasado, son el inicio del siguiente, donde elijo estar por el resto. Y estoy feliz.

Ahora entiendo mucho y me río mucho más. Todo empezó por cuidarme, siguió por celebrarme orgullosamente y ahora estar por otros. Estoy satisfecha.

Me miro, respiro, me veo por dentro, soy una roca, soy un volcán, estoy anclada a mi madre tierra, que me nutre, veo como el rojo me recorre, y cuanto mas me centro en el rojo, veo que en realidad son los colores del arco iris, es cierto que el rojo es la primera capa, y luego están todas las demás.

Yo sigo respirando y el volcán esta ahí, ocurro, potente, rojo. Sigo respirando y veo que el volcán tiene respiraderos y salen los fragel rock, y se ponen a trabajar en las laderas del volcán, mirando con detenimiento hay también galtzagorris. Y me río, todo esta bien.   

Yo me sigo maravillando con mi vision, y de los respiraderos empiezan a salir ramas de arboles, al principio son brotes tiernos y poco a poco esos arboles se hacen más fuertes y enraizados, y de ellos salen flores que se convierten en frutas. El ambiente huele a ambrosia. Y las hadas montadas en dragones aparecen. La magia es evidente.

Sigo respirando y siento como estoy alineada, un haz de luz me recorre el cuerpo, desde abajo arriba desde el centro de la tierra me recorre y sube hasta el cielo, soy un cristal de cuarzo y la luz me atraviesa y sube hacia el cielo, y sale por mis costados con los colores del arco iris.

Ese haz de luz, sube hacia el cielo y llega hasta un espejo, que es a la vez sol y luna, es de día y de noche a la vez. Ese espejo, me devuelve el rayo de luz pura y lo absorbo desde el cielo también y se lo devuelvo a mi madre tierra. Yo solo soy un cuarzo y luz me recorre de abajo a arriba y de arriba a abajo y yo me comparto.

Las hadas montadas en los dragones se ríen, llevan a los fragels y a los galtzagorris con ellas, van de árbol a árbol y planean por el arco iris. De hecho, salen de mi vision y las sigo y veo como se encuentran con otros seres, en otros planetas, en otros universos, en otras dimensiones, tan lejos y tan cerca como los comensales que me rodean, los presentes y los ausentes.

Y las hadas traen y llevan regalos y risas.

Miro a mi alrededor, y veo a mi aitite guiñándome un ojo, y amama me dice: para divertirse, hay que estar disciplinado, ambos me inundan de amor. Veo a mis abuelos y me cuesta distinguirlos, son uno y me dicen: ama con pasión. Veo a mis abuelos adoptivos y me dicen: cuídate a ti y a los tuyos.

Son el poder de tres y el poder dual en uno. Son mágicos, como mágicos es el universo en su totalidad.

Sigo respirando, sigo sonriendo y me acuerdo, este año es para mimar al resto, así pues, proyecto mi energía y estoy presente.

Mientras lo hago, dejo mi mente vaguear en cual es mi realidad, estoy contenta con mi estado físico, estoy comiendo bien, bebiendo suficiente agua y mi cuerpo esta fibroso y fuerte del deporte que estoy haciendo.

Estoy contenta con la casa que, con ayuda, me he organizado y donde estoy viviendo, se que vienen cambios, y estoy preparada, se que me voy a mudar y estoy contenta.

Y, sobretodo, estoy entusiasmada con mi trabajo, he encontrado el trabajo donde estoy alineada, donde puedo darme, compartirme, aprender, crecer y ayudar a otros a hacer lo mismo. Encontrarlo fue tan sencillo como investigar lo que había a mi disposición, darme a conocer, y conectar. El universo es generoso y la magia funciona.

Miro al rededor y veo a mi familia y amigos que son familia y se que es el momento de estar por ellos, quiero pertenecer a una familia donde la regla es el amor y para ello soy yo misma.

Miro a los míos y digo:

- A ver, comedores de bicho muerto, que sepáis que lo que he traído, tiene proteína sana y libre de crueldad, y con mucho hierro y vitamina C entre otros para que estemos supermineralizados.

Y, sin mirar, sé que mi aitite me esta guiñando el ojo, es nuestro año.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed