Los "Casi Algo"

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
199 visitas

Marcar como relato favorito

Y es cierto que no hay peor palabra que "CASI", Porque implica el limbo de todo, de los sentimientos, de la conclusión de algo, de un inicio o un final decente, del no tener certidumbre. Pero me llegó tarde ese mensaje que hablaba de los "casi algo", y cegada ante las pruebas que nos pone la vida y sucumbida ante mis decisiones erradas, leí ese mensaje que me hizo creer "casi" que mi existencia estaba basada en el hecho de que alguien "casi" me viera, que con una simple, dulce y atrevida palabra sacudiera mis deseos escondidos, que hiciera que la adrenalina que creí acabada en mi, recorriera mi cuerpo y cada poro de mi ser. Los escritos fueron cada vez con mayor frecuencia, a toda hora, con tonos melosos, otras veces "casi" románticos y en innumerables ocasiones candentes. Y aunque mi mayor enemiga soy yo al no confiar en mi, al nulificarme, al enterrar en mi mente el puto potencial que tengo, creí necesitar que alguien me lo reafirmara y confíe mi autoestima en un "casi algo", yo no busqué nada en su momento, pero supongo para variar mi radar estaba encendido enviando señales de desesperación, de abandono, de soledad, la víctima perfecta para un "casi". Y caí en esa puta trampa letal, que me trituró más el ser, los sentimientos y nulificó mi confianza. Y tal cual lo menciona esa lectura que me abrió los ojos, todo se convirtió en un "dejar fluir", en un ghosting... El estúpido príncipe azul (oscuro en este caso), se transformó cuál cenicienta a media noche... Mostró lo que verdaderamente era, y cómo lo fue todo el tiempo demostró que "casi" era bueno, que "casi" era tierno... Y esa torre de ilusiones que me ayudó a construir con sus bloques de mentiras y palabras falsas y que mi pendeja yo se encargó de reafirmar con cemento de "inocencia" al creerle, se desplomó ante el ataque ahora de su indiferencia... Dejando en ruinas todo mi ser... Justo castigo al pecado lo sé. Muchos pueden preguntarme ¿qué pasó? Y quizás ni realmente lo sé, o más bien y para variar, me hago pendeja para ocultar que como adolescente caí en un juego, que cuál novata no supe mover mis piezas, y evitar ser el bufón de mi propia obra... Enseñanzas restan varias... Por que con la venda caída entendí que si bien yo perdí al dejar que me manipularan, que me destruyeran cual rompecabezas y que lanzaran al fuego las piezas para evitar la reconstrucción, las cenizas aún ardientes me permitirán mi resurgimiento, el despertar. Ese "casi algo" perdió más, porque yo soy demasiada mujer, y no volveré a dejar que alguien quiera que sea la "casi"... Soy completa, soy fuerte (he sobrevivido a cosas peores)... Conmigo no van las cosas a medias, porque yo nací o para ser tú todo o tú nada... Pude ser el cielo y el infierno combinados en la piel... En los hechos... En los sentimientos... Pero yo soy TODA una mujer... Y lo merezco eso, TODO... No un "casi" hombre... "casi" amante... "casi" amor...


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed