La Cita

Por
Enviado el , clasificado en Intriga / suspense
249 visitas

Marcar como relato favorito

Éramos tres más que notables alumnos. Nos reuníamos asiduamente para resolver dudas, posteriormente salíamos a tomar algo. Roberto era divertido y siempre estaba dispuesto a gastarle una broma al que tenía mas cerca. Intentaba disimular sus sentimientos hacia Carmen… pero sin conseguirlo. Carmen era sencillamente perfecta: simpática, inteligente y con un cuerpo escultural. Yo, el que completaba la terna, siempre he sido un tímido. Al acabar la carrera y ya con un trabajo fijo, me sincere con ella. Sigo sorprendido de que Carmen y yo vivamos juntos desde hace dos años, sorprendido de que me eligiera a mí….

Hace unos meses fui invitado a un congreso de Física en Estonia al que acudí. Tras cuatro días de conferencias, la tarde previa a mi regreso, decidí  callejear por Tallin. No me lo podía creer, me tope con Roberto frente al ayuntamiento de la ciudad. No sabía nada de él desde hacía varios años pero vi que seguía siendo el mismo alegre y despreocupado Roberto. Por un instante, se puso serio y me dijo:

«Es muy importante lo que tengo que contarte sobre Carmen. Ahora no puedo quedarme, pero nos veremos mañana a la misma hora en aquel bar». A pesar de que tenía que coger el avión al día siguiente, decidí quedarme intrigado por sus palabras, pospuse el vuelo y acudí a la cita.. a la que Roberto no se presentó. «Broma pesada la de Roberto», pensé. Bastante molesto volví a mi hotel. Al llegar, el recepcionista me entregó un papel. En la habitación lo leí:

«Carmen te ha querido solo a tí.Ha rechazado todas mis proposiciones. Siempre te ha sido fiel».

Al día siguiente supe que un avión había desaparecido sobrevolando los Alpes, precisamente el que yo habría tomado si no me hubiera encontrado con mi amigo. La broma me había salvado la vida.

Llegué a casa y le narre a Carmen todo esto. Me contestó molesta.

«Es un chiste del todo cruel por tu parte. Roberto murió en su piso de Madrid mientras estabas en Estonia».

Quise sacarla de su error mostrándole el papel escrito que me entregaron en el hotel. Al desplegarlo, vi con asombro que el papel estaba en blanco.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed