CUANDO EL SOL SALIÓ EN LA LUNA

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
258 visitas

Marcar como relato favorito

¿Cómo explicar lo inexplicable?. No se puede, y no es que no se sepa explicar, es que son un montón de sentimientos que con una sola palabra o una simple frase no se pueden contar. Eso es lo que pasó, muchas cosas en muy poco tiempo que no sabía de donde venían ni a donde iban. Así pasó...

Llegó una noche de invierno cualquiera, la que menos uno se pueda esperar. Así sin más, sin buscar ni querer ni llamar, como pasan las cosas buenas de la vida y de la manera más normal, a través de alguien común la conoció. Ese alguien y una foto fueron el nexo de unión, el detonante de un bonito amor. Como podrás imaginar, ninguno esperaba que llegara todo aquello a lo que la vida les llevó, pero pasó. Ninguno lo pudo evitar, ni lo busco ni lo evitó. Aquella inocente foto que mandó les unió por siempre jamás.  

Pasaron los días entre líneas del chat, conociéndose poco a poco, por y con inocente curiosidad , tan inocente como la amistad los pueda dejar, preguntándose el uno al otro, curioseándose sin más, juegos mentales de atracción y seducción con los que poderse atrapar y enamorar. Así, perdidos en la percepción del tiempo llegó el nuevo año entre risas y pensamientos mutuos, queriendo saber más, más de él, más de ella, pero en sana amistad. Amistad traicionera que jugaba con ellos sin saberlo, y sin saberlo les acercaba cada día más; hasta el antes y el después que todo lo iba a cambiar, ese punto de inflexión.  

De repente, ya en buena primavera y sin saber como, todo cambió, las líneas ya no eran de inocente amistad, ya no eran uno más. Empezaban a sentir, a pensar e incluso celar; la verdad de lo que sentían empezaba a aflorar, ya no lo escondían y aunque no lo contaban, tampoco lo querían guardar. Tanto así que aquel camino, aquella relación, aún en la distancia, echó a andar, todo empezaba a rodar. Besos, amor, cariños y te quieros entre líneas que tenían mucho que contar. Hasta intimidad!. Un camino sin retorno, sin vuelta atrás y sin saber ni importar donde, ni cuando, ni por qué, podría terminar.  

Así fue como el sol salió en su luna y les alcanzó el verano, bonito, alegre, lleno de sol y de color, y sobre todo mucho amor.  

Continuara...


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed