ÉL, ELLA Y ESPOSO (DIA TRES)

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
3255 visitas

Marcar como relato favorito

Sábado en la mañana Daniel se alista para su viaje a solucionar un problema de su trabajo, mientras que Mónica se queda en casa con el sobrino de Daniel el joven atlético de Julián.

Daniel: Bueno, nos vemos el lunes. Julián no regreses tan tarde de tu fiesta. A las 5 am está bien. (se sonríe)

Mónica: Mejor dile que se quede durmiendo en la playa jaja

Julián: No tío, solo me quedare un momento. Para no tener preocupada a Mónica.

Daniel: Esta bien, me despido los veo el domingo. Ahí salimos a comer a fuera y tomar algo.

Mónica se despide con un beso y Daniel de un abrazo.

Julián: Hare ejercicios en mis mancuernas para no ir al gimnasio y dejarte sola.

Mónica: Esta bien yo estaré cogiendo el sol de la mañana.

Julián entra a su cuarto a ponerse ropa deportiva para trotar unos minutos en la playa y regresar a la casa. Mónica decide tomar un poco de sol en el patio. Al regresar Julián nota que Mónica estaba encima de la banca de tomar sol con un traje de baño rojo, se podía apreciar su hermosa figura. Cogió sus mancuerdas y comenzó hacer sus ejercicios a espalda de Mónica para no distraerse, Mónica alzo su cabeza y se dio cuenta que Julián se había sacado la camisa para hacer sus ejercicios, entonces ella cogió se celular y puso alarmas cada minuto, en silencio, pero con vibrador, ubico el teléfono debajo de su vagina.

El celular vibraba cada minuto en su vagina, mientras ella veía como Julián se ejercitaba, al cabo de un rato siento que se su vagina iba a explotar, salió corriendo hacia la lavandería y al llegar su vagina estaba toda empapada con sus piernas temblando. Ya no aguantaba el deseo de que Julián la haga suya completamente.

En la noche Mónica tenía preparado la cena para comer con Julián, Mónica lo llama…

Mónica: Julián ya está servida la cena.

Julián entra al comedor todo vestido y perfumado para ir a la fiesta…

Julián: Mónica disculpa, me olvide decirte que iba a comer afuera.

Mónica un poco molesta le contesta

Mónica: ¿Ah, vas a cenar con tú novia?

Julián: No, voy a probar unas hamburguesas que vi en la playa (se sonríe), te noto algo molesta

Mónica: No, disculpa es que me preocupo por ti, nada más.

Julián: Ok, está bien. Ya me tengo que ir, regreso después. Solo pienso estar un momento y regreso

Mónica: Esta bien, diviértete y si te aburres podemos divertirnos aquí los dos.

Julián: jaja está bien, ahí vemos que hacemos para divertirnos.

Julián se marcha de la casa, pero Mónica no queda de buen humor ya que se imagina a Julián teniendo sexo con otra persona, pero no con ella, solo le queda comer sola y esperar si pasa algo después que regrese.

Julián se fue a la fiesta después de comer su hamburguesa, era una fiesta en la playa donde cualquiera podía ingresar ya que no era un lugar cerrado. Estaba viendo como todos bailaban y alguien le toco la espalda y era su amiga del gym Miranda.

Miranda: Hola que tal, pensé que no vendrías.

Julián: Me demoré un poco porque fui a comer hamburguesa y está lleno, pero ya estoy

Miranda: Bailemos, ven.

Miranda le agarra de la mano y lo lleva a la pista a bailar.

Julián: ¿desde qué horas estas aquí?

Miranda: Estoy con mi novio hace dos horas, pero el fue hacer algo, luego regresa. (le guiña el ojo)

Julián: ¿Tienes novio?, no lo sabía. (Julián le responde un poco asustado, ya que Miranda bailaba un poco coqueta)

Miranda: Si, no te preocupes que aquí nadie ve nada (Miranda se le pone de espalda y le rosa la verga con sus nalgas).

Siguen bailando hasta que Julián ya no resiste y su verga se pone dura como una piedra. Miranda lo siente y se le acerca al oído y le dice

Miranda: déjame chuparte la verga (le da un beso en la oreja)

Miranda le agarra de la mano y se lo lleva, pero al salir de la pista de baile se da cuenta que su novio volvió, entonces le suelta la mano y Miranda le presenta a su novio a Julián. Miranda saca a bailar a su novio y Julián se queda sentado con la verga parada. 

Mónica viendo televisión en la sala mira la hora cada vez que puede, ya son las 11H45 y Julián todavía no regresa. Entonces a las 00H50 comienza a llover y Mónica no resiste en escribirle.

Julián está lloviendo a qué hora piensas regresar, ten cuidado. (MONICA CELULAR)

Julián debajo de una cabaña le responde.

Si, ya me voy a ir, está lloviendo muy fuerte (JULIÁN CELULAR)

Mónica muy feliz le responde

Me timbras cuando estes en la puerta para tenerla abierta y no te mojes mucho (MONICA CELULAR)

Ok, ahí te timbro. (JULIAN CELULAR)

Julián se despide de sus amigos que había hecho en la fiesta y al mismo tiempo con ganas ya que Miranda no se la pudo chupar.

Mónica decide irse a cambiar de ropa, se viste con un sostén, medias pantis, cubierta por una bata de seda y su vagina toda descubierta lista para ser penetrada.

Julián a estar en la entrada le timbra a Mónica, ella sale, pero antes finge caerse para que Julián la coja en peso. Mónica echa un grito y abre la puerta, entonces Julián mojado de la lluvia ve a Mónica tirada en el suelo mojándose de la lluvia.

Julián: ¿qué te paso Mónica?

Mónica: Me resbale, esta mojado el piso de madera.

Julián: Agárrate de mi cuello para levantarte en peso y llevarte a la entrada de la casa.

Mónica se agarra del cuello de Julián, mientras él la lleva a la entrada de la casa. Julián la pone en el piso y se percata que la bata de Mónica se abre y deja ver sus enormes senos. Mónica le mira a los ojos y le dice:

Mónica: Mejor entremos por la lavandería, porque después dejamos mojado la entrada.

Julián la vuelve a coger en peso para llevarla a la entrada de la lavandería. Sosteniéndola en peso Julián abre la puerta y al instante Mónica se baja y dice

Mónica: Quitémonos la ropa mojada para no seguir mojando el piso.

Mónica se quita la bata quedando solo en sostén y medias pantis con la vagina descubierta. Julián cierra la puerta quedando inmóvil observando a Mónica casi desnuda, su vagina bien depilada y sus bellos senos enormes.

Julián: Disculpa. (se voltea de espalda hacia la ventana para no ver)

Mónica: No escondamos lo que queremos.

Julián: No sé de qué me hablas Mónica.

Mónica: Lo que pase hoy nadie tiene que enterarse, somos adultos y sabremos manejar esto. (se le acerca a Julián acariciando la espalda)

Julián se voltea a ver a Mónica, comienza a sacarse el sostén dejando descubierto sus hermosos senos. Julián no resiste a la tentación, le agarra de las piernas para abrirlas y levantarlas quedando Mónica en el aire, la arrima a la pared mientras ella abraza su cuello con sus brazos. Quedan cara a cara agitados mirándose a los ojos, sintiendo su respiración en sus caras, Julián se acerca a su boca y comienzan a besarla con tantas ganas, le sigue besando por el cuello hasta llegar a sus senos, entonces agarra sus lindos senos con sus manos y comienza a besarlos con delicadeza como si fueran de seda. Mónica no resiste más y le desgarra la camisa para sentir la piel de hombre, ella se sostiene con fuerza rodeando las caderas de Julián con sus piernas, así Julián aprovecha para bajarse la cremallera y sacar la verga dura, introduciéndola de un golpe en la mojada vagina de Mónica, al sentirla la verga caliente y dura de Julián se agarra fuerte del cuello de Julián, este no pierde tiempo y comienza hacer sonar esa vagina como nunca, llegando al clímax y terminando dentro de ella.

Mónica: No te preocupes, mañana compro la pastilla. (agitada)

Julián: ¿quiero más, te dejas?

Mónica: Hoy soy toda tuya.

Julián la baja y se saca toda la ropa, coge en peso a Mónica se la lleva cerca de la chimenea. Se acuestan y Mónica agarra la verga de Julián, se la comienza a chupar, lamiendo lentamente del tronco hasta el glande, se la mete toda a la boca y la comienza hacer sonar. Julián acostado disfrutando de la rica chupada, Mónica se levanta y se sienta en la cara de Julián, comienza a probar la rica vagina de Mónica. Julián se levanta y la pone como perro, comienza a darle duro a esa rica vagina haciéndola que se moje más y más. Mónica cambia de posición se acuesta en el piso y abre sus piernas como una tijera dejando a la vista la rica vagina mojada lista para seguir siendo penetrada, Julián se pone en cima, se acomoda la verga en la vagina y comienza a sentir el calor de la rica vagina, mientras Mónica acaricia los pectorales y brazos atléticos de Julián. Julián la comienza a besar, cada vez le mete y saca más rápido la verga dentro de la vagina, se mueve tan rápido que en medio de besos apasionados vuelve a llenarle la vagina con mucha leche.

Julián se acuesta a lado de Mónica, ella se levanta y le dice

Mónica: Bueno ya es muy tarde, cada quien a su cuarto y mañana limpiamos el desorden.

Julián: Ok, en un rato me levanto y voy a mi cuarto.

Julián se levanta a dar una ducha y luego se va a costar luego de haber probado a Mónica, mientras Mónica no decide bañarse quedando dormida en su cuarto con el aroma de Julián porque quizás lo que paso no vuelva a ocurrir…


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed