CONEXIÓN CON EL MISTERIO

Por
Enviado el , clasificado en Fantasía
205 visitas

Marcar como relato favorito

A mediados de los años 80 del siglo anterior la familia Fernández que estaba compuesta por un joven matrimonio con una vivaracha hija de doce años llamada Olivia, se instalaron a vivir en una casa de planta baja precedida por un jardin  que estaba ubicada en la población San Cugat del Vallés de la provincia de Barcelona, cuyo propietario era el abuelo paterno de la niña, la cual la había cedido a su hijo Enrique para que éste pudiera ahorrar dinero debido al alto precio de alquiler de las viviendas de la gran ciudad.

Como era de esperar aquella familia se adaptó enseguida en aquel lugar; y como disponían de dos coches no tenían ningún problema en desplazarse a sus respectivos trabajos que estaban en el centro de la capital catalana.

Así que la esposa de Enrique, que era una atractiva mujer de cabello castaño y ojos del mismo color y que unos años atrás había sufrido un aborto, razón por la cual ahora se esmeraba en el cuidado de su hija, se ganaba el sustento de administrativa en  una Gestora, mientras que su cónyuge era el jefe de personal en una empresa de artículos de deporte.

Sin embargo ellos no se habían llegado a imaginar que al medio año de vivir en dicha población la placidez de la que disfrutaban se iba repentinamente a truncar por un diabólico giro del destino como si se cebara en la vida aquellos seres, porque Olivia, la hija del matrimonio empezó a sentirse mal, por lo que sus padres con  lógca preocupación la llevaron al médico quien le diagnosticó una severa leucemia de dificil solución.

En el transcurso de la enfermedad de Olivia su madre se resistía a creer en lo irremediable y se agarraba como a un clavo ardiendo a un hipotético restablecimiento que nunca iba a llegar ya que la pequeña falleció al poco tiempo.

- ¡No, no hay derecho! ¿Por qué le ha tenido que tocar irse a nuestra hija? La vida es injusta, y más valdría no haber venido a este perro mundo - le decía Elena a su marido con desespración en aquella casa-. Y creo que no hemos hecho lo suficente para salvar a Olivia. No, no... Deberíamos de haberla llevado a los mejores especialistas - añadió carcomida por un sentimiento de culpa.

- Mujer, no digas éso... No te atormentes así. Lo de la niña por desgracia era irremediable - le respondía Enrique apenado.

A Elena, la inicial rebeldía que sentía por la muerte de su hija se transformó en una honda tristeza que se reflejaba en una apatía por todo cuánto la rodeaba que por supuesto repercutía en su quehacer laboral. Tanto era así que el jefe de su empresa quiso hablar en privado en una cafetería con Enrique para que éste tomara cartas en el asunto sobre el decaido estado anímico de su mujer.

- Mire, yo aprecio mucho a Elena; y siempre ha sido una trabajadora muy eficaz pero es que desde lo que les ha sucedido parece que a ella todo le da igual. Quizás convendría que la viera un psicólogo - le sugirió el gestor.

- Creame, yo no sé qué hacer. Yo trato de darle mi apoyo, pero es que ella se niega a que la ayude. Mi mujer se pasa horas en la habitaión de Olivia acariciando su cama, sus juguetes... - expresó Enrique-. Y no estoy muy seguro que quiera ir a un psicólogo.

- Lo imagino. Pero usted insista, que es por su bien.

En otro orden, un profesor de bioquímica de la Universidad Autónoma de Barcelona; que era miembro a su vez de la Academia de las Artes y de las Letras Européena de Paris y ponenete en el Primer Congreso de Parapsicología, llamado Sergio Darnell, el cual era un concienzudo investigador de campo sobre lo ignoto, por lo que  una habitación de su domicilio él la había convertido en un laboratorio en el que había magnetófonos y toda suerte de cintas electromagnéticas con voces grabadas de personas ya desaparecidas, así como también tenía un viejo televisor en blanco y negro y cámaras  de vídeo. De manera que en una ocasión el profesor Sergio Darnell junto a otros investiadores se dedicó a investigar un raro fenómeno paranormal que se practicaba en Roma y en Austria llamado la psicoimágen que se supone que se trata de una manifestación holográfica de personas fallecidas.

El encendió el viejo televisor que estaba con la antena desconectada - esto era importante-, frente al cual tenía instalada una cámara de video lo que daba lugar a un circuito cerrado de motorización y entre ambos (el televisor y dicha cámara) había otra cámara para registrar los resultados. directamente de la cinta. Y en los campos de retroalimentación que se producen al encuadrar la pantalla del televisor con la cámara, es donde se genera el singular fenómeno. 

Entonces, la pantalla del televisor mostró el consabido jaspeado, y posteriormente al cabo de mucho rato de espera para  sorpresa de los allí presentes empezó a formarse la figura de una niña aldededor de trece años; morena y vivaz que parecía hablar pero no se sabía lo qué decía, dado que la psicoimagen no tenía sonido.

Mas Sergio Darnell, que era un hombre de mediana edad; resuelto; de estatura mediana y de recia complexión, con una barba de chivo, al percatarse de que la figura de la niña pedía algo se puso en contacto con una profesora de sordomudos para que leyera en los labios de la misteriosa niña y en una próxima aparición la psicoimagen infantil volvió a manifestarse. La profesora de sordomudos leyó los labios de aquella figura y supieron que ésta llamaba a sus padres.

Resultaba que la psicoimagen de la pequeña era nada más y nada menos que Olivia, la hija del matrimonio Fernández.

Sergio Darnell se puso en contacto con los apenados padres de Olivia, y tras mucho vacilar con gran esceptismo puesto que vivimos en una época muy materialista que niega toda trascendecia metafísica y espiritual, ellos se presentaron en el hogar del profesor.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed