Férrea adhesión

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
158 visitas

Marcar como relato favorito

Ingrato es sentirse un mendigo, una palomita sumisa ingiriendo las migas dejadas voluntariamene o al descuido.

Mientras el espoleo para incentivar el logro de la migaja es una acción necesaria para seguir en el submundo, en la inconsciencia.

Como nubes transparentes y veloces pasan los pensamientos. aportan una lupa para ampliar lo no visto o para reducir lo que no se desea ver.

Certitud no falta, pero tampoco el acecho fantasmal, la sombra, a escondidas merodean; ahí se estaciona el apego, la mancha imborrable que afea lo bello, la cadena invisible que ata al cuello, incapaz de girar la cabeza, de emprender el propio vuelo.

Apego, entrega. Esclavo del miedo.

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed