Agonía del sentido

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
208 visitas

Marcar como relato favorito

Pero si la cosa es fácil. Sólo has de seguir a la manada. Como vacas al matadero. ¿Qué te cuesta?

Arrojado he sido del trabajo. Por consideraciones absurdas en base a mi comportamiento. No porque estuviera realizando mal la función que desepeñaba. Sólo en base a lo que uno exterioriza, pero no en base a lo que uno realmente tiene como virtudes o siquiera valores que se supone ha de seguir.

Leo la bonita letra de la chica súper detallista que se tomó la molestia de escribirme unas palabras. Sólo por eso me mantengo con vida. Pero sin esperanzas de que el corazón represente algo más. Quisiera conocerla. Pero esto no va de escribir sobre tus cosas hombre, sino de entretener, a fin de cuentas lo que busca la gente es sexo y dinero. He allí la verdad de todo. Puedes parafrasear a Einstein, Bertrand Rusell o a quién quieras. Pero a fin de cuentas tú eres humano número 83721837218372873 sobre la faz de la Tierra tan sólo tecleando en tu pórtatil. Sin saber si lo que colocas sigue un hilo lógico o si quiera respeta la más mínima consideración por la inteligencia del lector. Si es que los hay. No quieres dar hachazos contra sus mentes. No quieres pasarles tu dolor de cabeza sino entretener. Recuerda.

 

Una rubia de cuerpo perfecto. Bikini rojo. No. A fin de cuentas qué carajo se busca al escribirle a una mujer. Aparte de querer introducirse en ella. Satisfacer el absurdo quizás. Entrar en un orgasmo místico. Y qué carajos buscan los otros locos, minoría al fin y al cabo. Quieren también disfrutar pero tienen otros gustos. Y esos malditos asexuales locos. Vaya privilegio ha de ser no dejarse llevar por esos impulsos mundanos. Vaya ángeles pisando el mundo carnal.

Pero si el lector es probable que hasta haya leído ya El nombre de la rosa. Qué le vas a ofrecer tú Decirle que Cristo no reía porque lo sabía todo no lo va a sorprender. Un pasticho de ideas de otras fuentes. Un vil plagio sin tomar en consideración nada. O vas a tomar solo las primeras palabras de la mayor cantidad de libros que encuentres y las vas a pegar sin conexión alguna.

La gente no quiere eso. Las mujeres no quieren sólo penes. Quieren seriedad. Pero no todas quieren hijos. Qué quieren los hombres. Poder y dominación. Qué quieren las mujeres. Preguntas retóricas al fin y al cabo. Going nowhere, ehh ehh. Tampoco puedes pegar letras de canciones al azar. Como sin con eso… No. Tampoco. No puedes revelar todo ni dejar que sea tan escueto que el lector pierda interés. Debe ser realista. No necesitas matar. Y hoy en día hay muchas redes sociales. Criticado serás por ojos envidiosos y por ojos de todo tipo. Igual no estás escribiendo bien. Sólo escribes sobre cómo piensas que se ha de escribir. Y lo haces por la agonía existencial. Quizás deba declararle mi amor a esa mujer.

 

Cantarte para obtener ese placer lechoso de tu cuerpo. Comerme ese bocadillo níveo que eres. Pero el lector no quiere poesía, recuerda. Quiere porno. Si tocas su sensibilidad. Tú no la tienes. No andes predicando a los tiburones. Y menos si eres un tiburón. Pero si hoy vi un señor alimentando gatos. Es raro, porque el señor tiene perros y no gatos. Cómo lo sabes. Creo que lo sé por una 2da persona. Ah, genial. Y entonces cómo sabes si esa 2da persona lo sabe. Quizás lo vio con un perro. Pero pudo haber sido que paseaba el perro de alguien más. Deja de buscar certezas, joder.

Y si las mujeres mordieran el pene. El momento de mayor placer de un hombre es el de mayor vulnerabilidad. Se percatan ellas de lo vulnerable que es el hombre durante un oral. Siento la llama, sí, pero no del fuego, sino del dolor de cabeza que me hace el escribir esto luego de una noche en vela. Y tienes la doble moral moral, recuerda, hombre que predica y no practica, pero que practica otras cosas y esas si no las predicado. Predicado. El predicado predica al predicador. El predicador predica al predicado. No debe haber experto en lógica leyendo esto. Yo apenas y sé lo mínimo. El no predicador no predica al predicando.

Como sea, saben las mujeres el poder qué tienen. Y si se unen todas las mujeres en el mundo y declaran huelga de sexo. Incluyendo las prostitutas. Habría una guerra mundial por sexo, hombres contra mujeres. La conquista sería coger mujeres. Violaciones. Pero ellas siempre podrían morder el pene y arrancarlo. Sería una guerra cruenta. No lo sé, sería peor que un apocalipsis. Por suerte no se les ha ocurrido. Pero quién dice que esto no ha sido ya escrito, hombre. Ni siquiera tienes derecho de autor. Esto es plagio. Es un pasticho de ideas deforme sin conexión alguna.

Has recibido la nude del culo de un hombre. Y vaya que creía que ese compañero de trabajo solo era un buen amigo. Me veo en la necesidad, casi obligado de cogerlo solo porque ha creído lo contrario. Pero nunca me he acostado con un hombre. Aunque si lo hago es gay. Mejor lo bloqueo y dejo de hablarle en el trabajo. Qué estoy pensando, si lo cogo habría profanado mi sexualidad.

Pureza, quiero pureza. Toma una botella de gel antibacterial, que todavía seguimos en pandemia, joder. Cámbiate el pantalón, que sigan las ideas. Después de todo lo peor que puede pasar es que encuentres un público del absurdo. Algo cómo Rick y Morty pero sin tanto nihilismo barato.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed